En Sudáfrica, un niño de 8 años de edad, se casó con una mujer de 61 años de edad, porque su abuelo moribundo le pidió que lo hiciera. Después de que el abuelo murió, la familia temía un castigo sobrenatural del abuelo para el niño.

El pequeño, llamado Salene, le aseguró a sus padres que su abuelo se lo seguía diciendo en sueños y los padres, temiendo represalias, accedieron a la petición, así que arreglaron la boda.
La mujer Helen, es un amiga cercana de la familia casada y con cinco hijos entre los 37 y 27 años, y el niño dice que la conoce y la ama, aun así ellos no firmaron certificado matrimonial y no van a vivir juntos.
Según informa el Daily Mail, la boda tuvo lugar en Tshwane, Sudáfrica, ante más de 100 invitados y mientras el pequeño vistió un elegante traje la mujer usaba el tradicional vestido blanco. Ambos intercambiaron anillos y se dieron el beso correspondiente.
La boda ha causado revuelo en la comunidad, pero la familia del pequeño ha defendido el enlace diciendo que no tiene carácter vinculante y que es parte de rituales.
La madre del menor aclaró que “Sanele lleva el nombre de su abuelo, que nunca se caso y antes de morir le pidió que lo hiciera por él”. Según la madre del niño, eligieron a Helen porque “así hicieron feliz a un antepasado y sino a la familia le habría pasado algo malo”.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este