El Lago Ness es un largo y estrecho lago al suroeste de Inverness en las montañas escocesas. Es el segundo lago más grande de Escocia por área de superficie y el más grande por volumen. También es el segundo lago más profundo, con la asombrosa cantidad de 230 metros en su punto más profundo. El agua es oscura y turbia debido a los altos niveles de turba en el suelo circundante. La amplitud, la profundidad y la escasa visibilidad de este lago particular, crea un entorno privilegiado para la imaginación de cualquier persona, sobre todo cuando otros monstruos del lago son abundantes en las leyendas escocesas.
El primer avistamiento de Nessie fue en el año 565 dC por San Columba. San Columba fue un misionero irlandés elogiado por difundir el cristianismo en Escocia. En un viaje a las tierras altas, se topó con un grupo de personas enterrando a un hombre que había sido mordido por el monstruo en el río Ness. El Santo supuestamente le pidió a otro hombre presente que cruzara a nado el río. Cuando el hombre saltó, el monstruo se elevó de las profundidades y San Columba, invocando el poder de Dios, lo desterró. La historia fue escrita hace casi un siglo después del supuesto encuentro, pero aún así, sigue siendo una pieza popular de las “evidencias” para demostrar la existencia de Nessie.

El siguiente avistamiento ocurrió casi 1300 años después, en 1933. George Spicer estaba conduciendo con su esposa cuando vieron a una enorme criatura pasar delante de su coche cerca del lago. La criatura supuestamente tenía un enorme cuerpo, cuello largo y no pudieron ver ningún miembro antes de abalanzarse de nuevo hacia el lago Ness. Unas semanas más tarde, un motociclista afirmó haberse topado con una criatura similar y lo describió como un tipo de plesiosaurio, una criatura marina prehistórica con cuatro aletas grandes y un cuello largo, encajando con la descripción de los Spicers. Pronto, con la construcción de una carretera a lo largo de la costa del lago, una mayor cantidad de informes de avistamientos del monstruo fueron realizadas.

Los avistamientos de 1933 resultó ser el comienzo de una larga e infructuosa búsqueda del monstruo. La primera imagen tomada del monstruo fue en noviembre de 1933 por Hugh Gray. Se supone que vio una enorme criatura levantarse por encima de la superficie del agua y tomó varias fotografías antes de que desapareciera, pero sólo una foto logró revelarla correctamente. La imagen muestra a una criatura con un cuello largo y un cuerpo ancho, con cuatro protuberancias en su lado que podría haber sido aletas, sin embargo, cabe señalar que los críticos afirman que la foto es de un perro nadando con un palo en la boca… ni remotamente aterrador.
Más tarde ese mismo año, un hombre llamado Marmaduke Wetherell, un conocido cazador, fue contratado por Daily Mail para encontrar pruebas del monstruo del Lago Ness. Más tarde encontró huellas grandes en el borde del lago y realizó moldes con ello, pero el Museo de Historia Natural los examinó y dijo que probable pertenecían a la huella de una pata de un hipopótamo. Wetherell fue despedido por no encontrar ninguna evidencia sustancial.
El 21 de abril de 1934, la imagen más famosa del monstruo se publicó en el Daily Mail. La foto fue supuestamente tomada por un médico llamado Robert Kenneth Wilson, pero no le gustaba tener su nombre asociado a la foto, por lo que se le conoció como la “Fotografía del cirujano”. La imagen muestra, desde la distancia, el largo cuello y la cabeza del monstruo saliendo del agua ondulante. La imagen es convincente para el ojo inexperto, aunque los críticos afirmaron que se trataba de un hoax (engaño), que podía ser desde un elefante hasta un pájaro zambulléndose en el agua.

Resulta que la foto fue un fraude (sorpresa). En 1994, Christopher Spurling, el hijastro de Marmaduke Wetherell, admitió haber participado en la creación de un modelo del cuello y la cabeza de Nessie que colocaron en un submarino de juguete. La pareja llevó el modelo al Lago Ness y tomaron fotos de ella en el agua, a continuación, Wilson recibió las fotos, porque era un hombre de confianza. Se dice que Wetherell llegó con el hoax porque estaba humillado por su intento anterior de encontrar al monstruo.
Desde entonces, un sinnúmero de videos, fotos y testimonios han surgido alegando demostrar la existencia del monstruo del Lago Ness. En 1954, el primer contacto a través del sonar fue realizado en el Rival III, un barco de pesca. 145 metros por debajo de la embarcación, un “objeto grande” fue visto manteniendo el ritmo y velocidad del barco. En 2011, otro contacto de sonar fue realizado por Marcus Atkinson, quien vio un objeto de dos metros de largo y 23 metros bajo la superficie, mantuvo el ritmo de su barco durante dos minutos antes de desaparecer. La imagen del sonar ha sido examinada y los críticos la han desestimado como una floración de algas, sin embargo, los creyentes han dicho que las algas no podrían sobrevivir a 23 metros bajo la superficie, ya que necesitan la luz del sol para crecer.
En los años 70 y principios de 2000, Robert Rines llevó a cabo una serie de investigaciones bajo el agua con la esperanza de encontrar a Nessie. Sus estudios dieron lugar a varias fotografías submarinas de posibles aletas y colas, sin embargo, en 2008 afirmó que, a partir de un menor número de avistamientos y lecturas del sonar, Nessie había muerto probablemente debido al calentamiento global…
Con todos los avistamientos y cacerías del monstruo, el Lago Ness se ha convertido en un popular destino turístico y los interesados pueden subirse a un barco y viajar alrededor del lago buscando el famoso monstruo. Por supuesto, Nessie es descontado por los científicos como un mito, pero la gente necesita algo que hacer con su tiempo libre y dinero de vacaciones.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este