Todos los países del mundo tienen una parte justa de su historia llena de derramamiento de sangre, guerra y un flagrante desprecio por la vida humana, pero una cosa es documentar la historia y las carencias de un país, y otra muy distinta es vender propaganda política destinada a abrir una brecha entre las naciones y el miedo entre la población.
Mientras más restrictivo es un gobierno, la información fluye menos y sus ciudadanos menos conscientes están. Una vez que este proceso comienza, es infinitamente más fácil de configurar la agenda de acuerdo a sus propios intereses, ese es el único objetivo de cualquier tipo de propaganda, información diseñada para influenciar a una audiencia, más de forma emocional, que de forma racional.
Actualmente pocos lo hacen mejor que Corea del Norte, un país altamente restrictivo. Ellos no son grandes fans de los Estados Unidos, pero quien lo seria? si son constantemente bombardeados con estas imágenes fuertes y terribles?

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este