Para poder encajar los ladrillos? Para poder ponerle sombreros? No… en realidad, las figuras o muñecos de Lego han sido diseñados para permitir que el aire circule, en caso de quedar atorado en la garganta de un niño.

Las minifiguras humanoides de Lego son uno de los juguetes más emblemáticos de todo el mundo, pero tienen una característica de diseño extraño: un agujero en la parte superior de sus cabezas, por qué existe este hoyo es un misterio para la mayoría de la gente. Ese agujero puede adherirse a un ladrillo de Lego, pero ¿por qué iba alguien a querer pegar una cabeza humanoide a un ladrillo de Lego?

En realidad, la respuesta es muy simple. Según los comentarios de un empleado de Lego en una sesión de preguntas y respuestas:
“Hemos añadido este agujero en la parte superior de la cabeza en caso de algún niño consiguiera clavar una de las cabezas en su garganta. De esta manera podría seguir respirando.”
Es una muy buena curiosidad, ¿cierto? Pero el punto de la historia más increíble es algo completamente diferente. La minifigura es la mascota de Lego, y esa es la característica más definitoria y apenas relacionada con la función básica del producto. Las figuras han sido marcadas con un compromiso tácito con la seguridad, no con la construcción de castillos o barcos piratas.
En el diseño de la minifigura, Lego ignoró la sabiduría convencional del diseño: Agregaron una característica extra (error 1). Lo hicieron extremadamente molesto para el diseño (error 2). Nunca anunciaron la protuberancia como una característica (error 3). Sin embargo, en última instancia, esa característica se prestó a una estética que es uno de los puntos más fuertes de la marca en toda la industria del juguete. Esto es algo bastante notable para aprender hoy, ya que han estado con nosotros desde 1978.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este