Cada cierto tiempo se nos presentan momentos de celebración, en los que nunca falta un brindis, pero si estás tomando algún medicamento, ¡ten cuidado! La mezcla de ambas sustancias puede hacer que la medicina pierda su eficacia.
Tomar alcohol mientras estás bajo un tratamiento médico podría tener un efecto negativo en los síntomas o la enfermedad misma. Las personas mayores corren un alto riesgo de intoxicación de alcohol porque toman más medicamentos que los jóvenes y son más susceptibles a los efectos de la bebida, por que el envejecimiento también disminuye la capacidad del cuerpo para metabolizar el alcohol, por lo que sus efectos negativos se sienten con mayor rapidez y permanecen más tiempo en el torrente sanguíneo de un adulto mayor.
Conociendo cuales son los medicamentos que interactúan peligrosamente con el alcohol y los efectos secundarios que podría tener en nuestros cuerpos, seremos capaces de evitar terminar en el hospital.
Estas son las 8 medicinas que no debemos mezclar con el trago:

1) Antidepresivos: Si se combinan con alcohol ralentizan el sistema nervioso central, que afecta al cerebro y deteriora las habilidades de pensamiento y el estado de alerta. Esta combinación también puede hacer que la gente se siente más somnolienta y disminuir su capacidad de juicio, así como su coordinación y tiempo de reacción. Y si esto era poco puede empeorar los síntomas de la depresión. Quienes toman una clase particular de antidepresivos llamados “inhibidores de la monoaminoxidasa” deben evitar el alcohol por completo. El alcohol puede interactuar con estos medicamentos y causar un aumento de la presión arterial.
2) Anticonceptivos: Más alcohol reducen el ritmo del cuerpo femenino, como resultado, una mujer puede sentirse intoxicada mucho antes. Aunque el alcohol no reduce la eficacia de las píldoras anticonceptivas, la bebida puede tener otras consecuencias negativas para las mujeres, aseguró Elder Stacy, profesora de farmacología clínica en la Facultad Farmacológica de Filadelfia. El exceso de alcohol puede afectar la toma de decisiones de una mujer y reducir sus inhibiciones sexuales. Si se emborracha, puede olvidar tomar la píldora o decirle a su pareja que use un condón, señaló Elder. Si te parece poca cosa, recuerda que la píldora no previene las enfermedades de transmisión sexual.
3) Medicamentos para el corazón y la presión arterial: Se cree que el alcohol reduce el efecto de los bloqueadores beta que se encuentran en los medicamentos que ingieren las personas que han tenido ataques al corazón o que están en un tratamiento de insuficiencia cardíaca, dolor en el pecho o ritmo cardíaco anormal. Por lo tanto, los expertos recomiendan que las personas que usan estos bloqueadores eviten consumir alcohol. Para los que están tomando la enzima” angiotensina” ( o inhibidores de ACE ) debido a la hipertensión o ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares , el alcohol puede causar que la presión arterial baje demasiado, dijo Elder. Cuando la presión arterial cae, una persona puede sentirse mareada, aturdida e incluso puede desmayarse. Dado que el alcohol agrava los efectos de los inhibidores de la ACE, lo mejor es evitar beber mientras se esté tomado dicho medicamento.
4) Medicamentos para reducir el colesterol: Las estatinas tampoco se deben mezclar con los tragos. Si se está tomando este tipo de fármaco, lo mejor es moderar el consumo de alcohol, lo que significa una bebida al día para las mujeres y hasta dos para los hombres. Una bebida es considerada 350 ml de cerveza, 150 ml de vino o 45 ml de licor. La preocupación más grande es para quienes deben reducir el colesterol y tienen una historia de consumo excesivo de alcohol.
5) Medicamentos para la diabetes: El alcohol puede causar niveles bajos de azúcar en la sangre hasta 24 horas después de su ingesta. Para mantener los niveles del azúcar en la sangre estables, se recomienda comer algo antes o mientras estás bebiendo. No obstante, algunos medicamentos para la diabetes podrían no combinar bien con el alcohol, ya que reducen el azúcar en la sangre dando lugar a efectos secundarios peligrosos. Uno de estos medicamentos es la “metformina”, que se relaciona con un efecto secundario poco frecuente, pero potencialmente grave cuando se ha estado bebiendo en exceso. Esto provoca una acumulación de ácido láctico en la sangre dando como resultado náuseas y debilidad. Los fármacos utilizados para tratar la diabetes, como la clorpropamida y otras sulfonilureas, también pueden interactuar ocasionalmente con el alcohol causando mareos, náuseas, enrojecimiento en la cara y muy bajos niveles de glucosa en la sangre.
6) Medicamentos de reflujo gastroesofágico y úlcera: Grandes cantidades de alcohol pueden relajar el músculo que se encuentra entre el estómago y el esófago aumentando el reflujo ácido. Esto podría producir una sensación de ardor en la parte superior del pecho y un sabor amargo en la parte posterior de la boca.
La bebida y los fármacos pueden empeorar la acidez estomacal. Cuando se está de vacaciones o en ocasiones especiales como la Navidad, distinguir lo que causa el malestar es todo un reto. El alcohol puede irritar y erosionar la mucosa del estómago y el esófago, también puede aumentar la cantidad de ácido estomacal producido, empeorando el ácido y los síntomas de la úlcera péptica, lo que retrasa la capacidad de sanación.
7) Analgésicos: El alcohol intensifica el efecto de algunos medicamentos hacia el dolor. Si usted está tomando “acetaminofeno”, ten cuidado porque puede causar daño hepático. Otros remedios para el dolor de libre venta, como la aspirina y el ibuprofeno, son generalmente seguros cuando se consume alcohol moderadamente. Danya Qato, farmacéutico y practicante en investigación de servicios de salud en la Universidad de Brown en Providence advierte que debido a que la aspirina y el ibuprofeno pueden incrementar la irritación del estómago, al igual que el alcohol, es mejor abstenerse de beber en exceso para evitar la posibilidad de úlceras y sangrado en el estómago. Al beber debe evitarse el tomar medicamentos para el dolor que sólo se venden con receta médica, incluidos los opioides como Vicodin y OxyContin. El alcohol puede aumentar los efectos secundarios sedantes de estos narcóticos, lo que aumenta la fatiga y causa presión arterial baja. La combinación de alcohol y estas drogas también puede afectar el pensamiento y las habilidades motoras, así como problemas respiratorios.
8) Pastillas para dormir: Imposibles de combinar. El alcohol puede aumentar los efectos sedantes de los medicamentos para dormir, suprimiendo ciertas partes del cerebro y causando somnolencia severa y mareos, lo que aumenta el riesgo de caídas, lesiones y accidentes de tráfico. El consumo excesivo de alcohol mientras se está tomando este fármaco puede reducir la presión arterial a niveles extremadamente bajos y causar problemas para respirar. Aunque beber alcohol puede hacer que usted se sienta cansado, también puede alterar los patrones normales de sueño y originar que se despierte más a menudo durante la noche. Si bebiste, espera al menos seis horas antes de tomar pastillas para dormir.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este