La mañana después de que el Festival de Reading en Inglaterra concluyó y todos los asistentes se retiraron, el fotógrafo David White se montó en un helicóptero para capturar la escena del camping. Una multitud de 90.000 personas se reunieron para disfrutar del festival de música de 3 días, dejando atrás un caos de tiendas abandonadas, latas de cerveza, colillas de cigarrillos, alimentos a medio comer, envases desechados, ropas sucias, sacos de dormir y un mar de plástico.

Estas increíbles imágenes nos parecieran mostrar las consecuencias de un evento apocalíptico, o tal vez las primeras etapas de un vertedero, pero en realidad nos muestran el caos que queda después de un festival de música.

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este