La idea inicial de Christoph Rehage era caminar desde China hasta Alemania, pero confesó que las piernas no le soportaron, así que decidió llegar a pie hasta Pekín. Después de más de 4500 kilómetros, el alemán mostró el resultado de forma creativa.

Christoph Rehage partió para su aventura completamente calvo y sin barba, delgado y con la piel clara. Decidió dejarse crecer la barba y el pelo durante la jornada, un año completo si quitarse un solo pelo de su cara o cabeza.

A medida que los kilómetros avanzaban, Christoph fotografiaba los cambios. Al final, todas las fotos recopiladas en un video crean la ilusión de estar viendo la barba y el cabello crecer en tiempo real.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este