Es el momento aterrador cuando un paracaidista se queda inconsciente, cayendo en picada libre a 4.000 metros de altura, después de haber sido noqueado en un accidente de paracaidismo.

James Lee, de 25 años, estaba tomando parte de un salto en Wiltshire cuando apenas unos segundos después de saltar desde el avión fue golpeado en la parte posterior de la cabeza por otro paracaidista.
El golpe lo noqueó y lo mandó a toda velocidad hacia el suelo sin control. Afortunadamente otros dos paracaidistas se dieron cuenta que algo estaba mal y persiguieron a su colega inconsciente.

Después de darse cuenta de que no respondía a sus llamados, los dos hombres lograron poner a James en una posición más estable y desplegar su paracaídas para un aterrizaje seguro.
No fue hasta que James estaba bajo el paracaídas extendido que comenzó a recuperar la conciencia, aterrizó a salvo en tierra sin recordar el drama que se había desencadenado segundos antes.
El drama en la caída fue capturado por la cámara en el casco de James. Al mirar la grabación, el veterano saltador, que estaba en su salto n°1050 en el momento del accidente, describe el rescate:
“Al principio, los otros paracaidistas dan señales manuales básicas que enseñamos a nuestros estudiantes para corregir su posición del cuerpo y al descubrir que no respondía, se las arreglan para controlar mí cuerpo, además de que nos acercamos a la altitud en que, como grupo, nos separamos para desplegar nuestros paracaídas. Señalan a los otros saltadores para que se alejen, ya que no tenían conocimiento de lo que estaba sucediendo, a continuación, despliegan mi paracaídas principal. Una vez que estaba seguro, despliegan sus propios paracaídas”
Después de aterrizar, James fue llevado al hospital por su lesión en la cabeza y se le dio el visto bueno. A pesar de su experiencia cercana a la muerte, el buscador de emociones, dijo que no tiene planes de renunciar al paracaidismo.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este