Cuántas personas se necesitaría para colonizar otro sistema solar

Suponiendo que es físicamente imposible viajar más rápido que la luz, las opciones de la humanidad para la colonización de otros sistemas estelares están limitados. Una nave espacial multigeneracional, o una en la que los colonos están viajando en algún tipo de animación suspendida, ambas conllevan un viaje sólo de ida para los colonos. Los colonos estarán por su cuenta, comenzando una nueva civilización.

Si queremos que la civilización sea sana, necesitaremos de diversidad genética, con el fin de evitar los problemas que vienen con la endogamia. En el 2002 un antropólogo llamado John Moore determinó que una colonia saludable necesitaría de al menos 150 personas, con el fin de mantener una diversidad genética saludable.

Pero Cameron Smith, antropólogo de la Universidad Estatal de Portland, dice que el número de Moore es demasiado bajo. Él y un colega llamado William Gardner-O’Kearney crearon modelos matemáticos para proyectar la viabilidad de las diferentes poblaciones. Smith llegó a la conclusión de que, para ser genéticamente saludable en el largo plazo, una colonia espacial humana necesitaría de al menos 10.000 miembros.

Idealmente, sin embargo, Smith sugiere una colonia de 40.000 seres humanos para estar en el lado seguro. Este número también protege la diversidad genética de la colonia si se pierde un número significativo durante el viaje interestelar, o durante un período de la colonización temprana. Sarah Fecht explica en Popular Mechanics:

“Una población inicial de 40.000 personas mantiene el 100 por ciento de su variación, mientras que el escenario de 10.000 persona permanece también relativamente estable. Así, Smith concluye que un número entre 10.000 y 40.000 es una apuesta bastante segura cuando se trata de preservar la variación genética. […]”

Cuando 10.000 personas están alojadas en una sola nave espacial, hay gran potencial para una catástrofe gigante, que acabaría con casi todo el mundo a bordo. Pero cuando 10.000 personas se reparten entre cinco naves de 2.000 personas cada uno, el daño es limitado.

Para hacer el viaje interestelar una realidad, los científicos y los ingenieros tendrán que superar enormes obstáculos. Tendrán que encontrar la manera de aumentar la velocidad de propulsión, la prevención de los efectos negativos para la salud que se derivan de vivir en el espacio e idear sistemas autosostenibles que proporcionen alimentos, agua y aire. Al menos los nuevos cálculos proporcionan algún tipo de punto de partida.

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este