Sal de dudas sobre uno de los mayores misterios relacionados al cuerpo humano: Que sucede cuando hacemos sonar nuestros dedos de las manos? está mal?

Qué sucede cuando haces sonar (chasquear) tus dedos 01Para algunos, un alivio. Para otros, un hábito molesto. Chasquear los dedos es parte de la vida cotidiana de muchas personas. Dentro de las articulaciones, hay un espacio lleno de un líquido viscoso y transparente: el líquido sinovial.

El líquido sinovial es uno de los elementos que forman el sistema locomotor, junto con los huesos, los músculos, ligamentos y articulaciones. Sirve para lubricar la función de las articulaciones y permite un movimiento suave y sin dolor cuando las movemos. El fluido contiene gases tales como oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono.

Al hacer chasquear nuestros dedos, lo que hacemos es estirar las articulaciones aumentando el espacio entre los huesos. Esta expansión crea un espacio de presión negativa, tal como un vacío, que aspira el líquido sinovial para el nuevo espacio ampliado. Ese ruido que se oye al hacer clic en un enlace son las burbujas formadas con ayuda de gases, que son sopladas en el líquido sinovial.

Es malo?

Qué sucede cuando haces sonar (chasquear) tus dedos 02En unos 20 minutos los gases que están presentes en el líquido se restauran y puedes hacer sonar tus articulaciones de nuevo. Cuanto más hagas sonar tus dedos más fácil será cada vez hacerlos sonar.

No hay relación entre hacer sonar tus articulaciones con la artritis, sin embargo, no se debe abusar de esta manía. La investigación sobre este tema es escasa y no concluyente. Quiroprácticos están advirtiendo a sus pacientes que eviten hacer sonar los cuellos. El chisporroteo constante en esta región hace que las articulaciones pueden salir de alineación con facilidad.

Chasquear tus dedos no va a ser que estos se hagan más gruesos. Los órganos tendinosos de Golgi que no son más que un conjunto de terminaciones nerviosas, son estimuladas cuando haces sonar una articulación. Esto provoca una relajación de los músculos que rodean la articulación.

Fuente

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este