Una esquina en la intersección de la calle Riverside Drive y la avenida Lexington, en Elkhart, Indiana, es el hogar de un monumento inusual – un bloque de hormigón lleno de dientes humanos. Mientras que los dientes no son visibles desde lejos, una mirada más cercana revela docenas de molares, caninos e incisivos que sobresalen de casi todas las grietas y hendiduras.

Un muro de cemento lleno de dientes humanos 01El extraño monumento fue creado por el dentista local Dr. Joseph Stamp, que practicó su carrera durante 60 años en este lugar hasta que murió en 1978. Tenía la interesante costumbre de guardar cada diente que extraía y preservarlos en un barril de productos químicos en su sótano.

En algún momento durante esos años, el Dr. Stamp perdió a su perro – un pastor alemán llamado Prince. El incidente le dejó el corazón roto, y como un homenaje a su fiel amigo, el doctor creó el bloque de concreto incrustado con miles de dientes de su colección.

Un muro de cemento lleno de dientes humanos 02Susan Howard, nieta del excéntrico doctor, no está segura de por qué decidió conmemorar a su perro con dientes, pero ella sospecha que a lo mejor lo hizo para ahorrar en concreto. “Era una persona muy ingeniosa”, dijo. “Si tenía algo a la mano y estaba construyendo algo, trataba de encontrar la manera de utilizarlo.”

El Dr. Stamp colocó el primero bloque entre 1940 – 1950, y luego lo iba ampliando periódicamente cada vez que tenía un nuevo lote de dientes. El bloque de pronto se convirtió en un hito en la ciudad – niños jugaban en él, a veces incluso tirando de los dientes para asustar a sus amigos. Algunas personas incluso revisan el muro de concreto en busca de dientes de oro, pero no tienen éxito.

Fuente

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este