Lo creas o no, los aldeanos de Hokse, Nepal, son tan pobres que se ven obligados a vender sus propios órganos con el fin de ganarse la vida. La práctica es tan común allí que el lugar ha sido apodado ‘Kidney Village – Villa riñón’.

En esta aldea de Nepal casi todos han vendido uno de sus riñones 01Traficantes de órganos visitan regularmente el pueblo y sus alrededores, y convencen a la gente con problemas de liquidez a desprenderse de uno de sus riñones sanos. Estos agentes son conocidos por engañar a los aldeanos inocentes hasta hacerlos viajar al sur de la India para hacerles las operaciones. Cocinan todo tipo de cuentos, diciendo a los aldeanos pobres que los seres humanos solo necesitan un riñón para sobrevivir o que el órgano, una vez retirado, volverá a crecer! Ese truco particular, se utilizó para engañar a Gita, una madre de cuatro hijos que vendió su riñón por sólo $ 2.000.

“Durante diez años la gente vino a nuestra aldea tratando de convencernos de vender nuestros riñones pero siempre dije que no,” dijo Gita. Pero a medida que su familia creció, su deseo de proporcionarles una casa se hizo más fuerte. “Siempre he querido mi propia casa y un pedazo de tierra, y con niños, realmente lo necesitaba.” Así que ella viajó con su hermana a donde un corredor de órganos, a la India, y se sometió a la operación.

En esta aldea de Nepal casi todos han vendido uno de sus riñones 02El procedimiento llevó solamente media hora, pero ella permaneció en el hospital durante tres semanas. “Cuando me desperté después de la operación me sentí como si nada hubiera pasado y me sorprendió que ya estuviera hecho”, dijo. “En ese entonces me pagaron 200.000 rupias nepalíes por mi riñón y me fui a mi pueblo para comprar mi propia casa y algo de tierra”

Por desgracia, la casa de Gita – la que ella pagó con su riñón – fue destruida en un mortal terremoto que sacudió a Nepal el 25 de abril. El desastre dejó un montón de aldeanos sin hogar, lo que la obligó a recurrir al alcohol para ahogar sus penas. Y dadas las circunstancias, el comercio de órganos sólo ha florecido, convirtiendo al país en un “banco de riñón”. Aunque es ilegal, hay un estimado de 10 mil operaciones en el mercado negro con un máximo de 7.000 riñones vendidos cada año.

En esta aldea de Nepal casi todos han vendido uno de sus riñones 03No todos los traficantes de órganos son amables con los aldeanos. A veces las víctimas son secuestradas y obligadas a someterse a las operaciones. O bien, pueden ser engañados en la creencia de que necesitan otro tipo de operación, y el riñón se elimina sin su conocimiento. Algunas víctimas son incluso asesinadas por sus dos riñones. Los órganos, se venden a receptores ricos hasta por seis veces la cantidad que recibe el donante.

El año pasado, la revista TIME reportó la historia de Kenam Tamang, quien fue engañado por su propio hijo. Le habían prometido un mejor trabajo en Chennai, India, pero una vez que llegaron, resultó ser un engaño gigante. “Me acompañaron al hospital, donde me dijeron que me quitarían mi riñón”, dijo Tamang. “Me dijo que obtendríamos una buena cantidad de dinero por el riñón y no tendría ningún tipo de complicación de salud. Él dijo que incluso me iba a crecer uno nuevo”

La historia de Ganesh Bahadur Damai es bastante similar. También viajó a la India en búsqueda de un trabajo mejor remunerado, pero pronto se encontró ebrio con un grupo de desconocidos en Bangalore. “Me dieron una inyección que me dejo inconsciente durante 24 horas”, dijo. “Cuando me desperté, estaba en una cama de hospital. Me habían quitado mi riñón”. Tres meses más tarde, le dieron 150$ y lo enviaron de vuelta a casa, donde compró una pequeña parcela de tierra.

Según Laxman Lamichhane, abogado y coordinador del programa en el Foro para la Protección de los Derechos de las Personas de Nepal (PPR Nepal), “La gente se siente insegura y con miedo en los lugares que están viviendo a pesar de la vigilancia regular de las fuerzas de seguridad. Se encuentran con muchas caras nuevas en su día a día. Algunos han sido identificados como traficantes de personas que están deliberadamente tratando de atraer a la gente a buenos puestos de trabajo y una vida mejor en el extranjero”

Krishna Pyari Nakarmi, otro abogado que trabajaba en PPR, ha añadido: “Cuando allá en los pueblos, las personas han sido engañados con la venta de sus riñones a menudo se convierten en la comidilla de sus comunidades.” Estas personas son a menudo rechazadas y condenadas al ostracismo en sus propias comunidades. “Incluso sus hijos son discriminados en la escuela. Eso los lleva a beber porque están frustrados y deprimidos”

Fuente

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este