La FDA recomienda refrigerar o congelar alimentos perecederos inmediatamente. La carne, aves, mariscos, huevos, y ciertos tipos de productos nunca deben mantenerse a temperatura ambiente por más de dos horas, o no más de una hora si la temperatura es superior a 32 grados Celsius. Pero ¿qué pasa con el pan, los tomates, o la miel?

Hemos elaborado una lista de todos los elementos que debes o no debes almacenar en la nevera, por lo que nunca tendrás que preguntártelo de nuevo.

Huevos: Sí

Siempre deberías refrigerar los huevos en la nevera para prevenir el riesgo de infección de la bacteria de la salmonela, sin embargo, hay ciertos países europeos como el Reino Unido en donde no los refrigeran, porque los huevos son procesados de manera diferente.

Algunas personas dicen que se pueden mantener ciertos huevos orgánicos a temperatura ambiente, pero en caso de duda, es probablemente más seguro conservarlos en la nevera.

Mantequilla: Opcional

El USDA recomienda refrigerar la mantequilla, sin embargo, muchas personas mantienen la mantequilla en un plato cubierto fuera de la nevera. Dado que la mantequilla está hecha con leche pasteurizada, es menos probable que crezcan las bacterias.

Tomates: No

Los tomates pierden el sabor si son refrigerados en la nevera. Eso es debido a que el aire frío les impide la maduración y rompe sus membranas celulares, dando a los tomates ese característico sabor harinoso.

Queso: Sí

Algunos tipos de queso, especialmente los quesos blandos como el brie o ricotta, siempre deben ser refrigerados. Otros, como los quesos pasteurizados o envejecidos como el Parmesano o Romano, no necesitan ser refrigerados (aunque recomendamos consultar las instrucciones del paquete).

Leche de soja: Después de abrir

La leche de soja no necesita ser refrigerada antes de la apertura, y puede durar al menos un año en el estante. (La razón por la cual está en el pasillo del refrigerador en el supermercado es principalmente por marketing!)

Una vez abierta, la leche de soja se debe refrigerar y consumirse dentro de los cinco días.

Cebollas: No

Mantener las cebollas en la nevera hace que se ablanden y eventualmente se vuelvan mohosas debido al ambiente húmedo. Almacénalas en un lugar fresco y seco (pero separada de las papas, porque almacenarlas juntas hace que ambas se dañen más rápido).

Pan: No

Mantener el pan en la nevera hará que se seque. Si planeas comerlo en un plazo de cuatro días, puedes guardarlo en la despensa. De lo contrario, envuélvelo y consérvalo en el congelador.

Café: No

Mantén el café en un lugar fresco y oscuro, pero no en la nevera, porque perderá su sabor y adquirirá los olores de la comida cerca, sin embargo, puedes almacenar grandes cantidades de café en el congelador.

Albahaca: No

La albahaca se marchitará y absorberá los olores de la comida alrededor de ella, si se guarda en la nevera. Es mejor mantenerla en un vaso de agua, como un ramo de flores.

Miel: No

La miel se mantiene buena casi indefinidamente, así que no hay necesidad de mantenerla en la nevera, además, el frío hará que se cristalice.

Mermelada / Condimentos: Después de abrir

Mermeladas, condimentos, aderezos para ensaladas y alimentos similares por lo general se pueden mantener en la despensa hasta la apertura, pero, como dice la mayoría de estos en el paquete “refrigerar después de abrir”.

Aguacates: No, a menos que estén maduros

Si quieres madurar un aguacate, no lo pongas en la nevera. Guárdalo en un lugar oscuro y seco, como una bolsa de papel. Si ya está maduro, sin embargo, se puede conservar en la nevera para evitar la sobremaduración.

Manzanas: Opcional

Las manzanas se mantienen durante una semana a temperatura ambiente, o más si se ponen en la nevera. Algunos tipos de manzanas se pueden almacenar durante mucho más tiempo (varios meses) cuando se envuelven individualmente, se guardan en un recipiente aislado y se almacenan en un lugar fresco.

Bananas: Opcional

La mayoría de las personas almacenan las bananas o plátanos a temperatura ambiente. Pero puedes guardarlos en una bolsa de papel con una manzana o un tomate para que se maduren más rápido.

Almacenarlos en el refrigerador hará que se vuelvan marrones, pero aun así estarán buenos.

Aceite de Oliva: No

No conserves el aceite de oliva en la nevera porque se solidificará, como la mantequilla. Lo ideal es mantenerlo en un lugar fresco y oscuro fuera de la nevera.

Ajo: No

No guardes el ajo en la nevera, porque la humedad hará que crezca moho y comenzará a germinar. Debes conservarlos en un lugar fresco y seco.

Papas: No

Almacenar papas en la nevera convierte su almidón en azúcar, dándole un sabor dulce pero arenoso. En su lugar, debes guardarlos en un lugar fresco y oscuro, como en una bolsa de papel en la despensa.

Leche: Sí

No hace falta decir que deberías refrigerar la leche para reducir el crecimiento de bacterias dañinas.

La FDA recomienda que nunca mantengas la leche fuera de la nevera durante más de dos horas. La pasteurización (calentamiento de la leche para matar bacterias) no significa que no sea necesario refrigerarla.

Carne Fresca / Pescado: Sí

Al igual que la leche, siempre se debe refrigerar la carne cruda (o cocida) y separarla de otros alimentos para evitar la contaminación cruzada. La carne puede durar varios meses o más si es almacenada en el congelador.

Fuente

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este