Las mujeres despegan: en el 2015, la mitad de los astronautas reclutados por la NASA eran del sexo femenino, ya han puesto en órbita a 50 mujeres.

Con tantas damas en el espacio, surge una pregunta: ¿cómo hacen frente a la menstruación las mujeres astronautas en condiciones de gravedad cero?

Cómo menstrúan las astronautas en el espacio 01

Sally Ride, la primera astronauta mujer de los Estados Unidos, dice que la menstruación en el espacio es segura y funciona de la misma forma que en la Tierra – aunque un poco más desordenado.

Ella y otras mujeres constataron que el ciclo menstrual no sufre ninguna alteración y que no existe riesgo, por ejemplo, de que la sangre se retenga en el útero y les cause infecciones, como se lo temían los médicos hace algunas décadas.

En realidad, el problema es otro: la practicidad y logística del asunto. Ride cuenta que, durante sus primeras misiones, los ingenieros no tenían idea de cuántos tampones colocar en la aeronave. “Simplemente no sabían qué hacer. Pretendían enviar 100 tampones para una semana de misión, siendo que yo usaría, como máximo, 20”, relata en un diario de a bordo publicado por la NASA.

Representando un desafío hasta hoy, la menstruación en el espacio incluso fue objeto de un estudio por parte de las universidades Baylor y King’s, de Inglaterra, los científicos plantearon las diversas dificultades enfrentadas por las astronautas. Para empezar, los dispositivos que recolectan la orina en la nave no están diseñados para procesar sangre menstrual, que tiene un mayor peso y densidad.

Cómo menstrúan las astronautas en el espacio 02

Orinar en el espacio es bastante complicado para quien está en sus días. Además, mantener la higiene personal de las mujeres en este periodo es prácticamente imposible: no existe agua en abundancia a bordo y, durante el cambio de absorbentes internos, la sangre se desparrama en el aire, flota y hace un revoltijo sangriento.

Menstruar en gravedad cero no es nada práctico. Por eso, lo que recomienda la NASA es que las mujeres utilicen métodos hormonales para interrumpir el proceso biológico mientras se encuentren en una misión espacial.

Las 50 mujeres que entraron en órbita se inclinaron por la interrupción – incluso Sally Ride, que prefirió no repetir su experiencia.

Aunque es el camino más práctico, interrumpir el proceso de menstruación no es nada sencillo – y, a largo plazo, puede tener repercusiones en la salud de la mujer; actualmente el método más común entre las astronautas es usar píldoras anticonceptivas sin pausa, médicos vienen argumentando que los comprimidos incrementan el riesgo de padecer una trombosis y que la píldora afecta al cerebro.

¿Entonces, cómo hacer frente al problema?

Cómo menstrúan las astronautas en el espacio 03

Es algo complicado: La inyección hormonal, que puede aplicarse cada tres meses y tiene el mismo efecto que la píldora, puede afectar la densidad mineral en los huesos, algo terrible para una persona que necesita mantenerse en constante movimiento.

Los implantes hormonales subcutáneos y dispositivos intrauterinos hormonales (DIU) también son opciones, pero nadie tiene certeza de los efectos de estos dos en el espacio, especialmente bajo radiación y en gravedad cero. Como están hechos de metal, no se sabe si sufrirían deformación con el cambio de gravedad, lastimando a las mujeres, o si tendrían algún efecto en el traje o en la propia nave.

Por ahora, las astronautas continuarán interrumpiendo su menstruación usando la píldora anticonceptiva, exactamente como muchas mujeres aquí en la Tierra.

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este