Si tuviera que dar una definición de Marketing sería: “El arte de mentir”.

A continuación te presentamos 14 productos que realmente jugaron con nuestros sentimientos, crearon una súper expectativa y nos decepcionaron con su producto final.

1. Esta rayuela se ve muy divertida…

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 01

¡Pero qué…!

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 02

2. Estos helados se ven divertidos.

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 03

3. Definitivamente una estafa, no lo comería.

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 04

4. Todo el mundo sabe de esta estafa, pero…

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 05

5. Aun así, seguimos comiendo comida rápida.

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 06

6. La reacción lo dice todo.

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 07

7. Esto supuestamente es chicle, pero parece una toalla de limpieza…

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 08

8. Todos aman las piscinas portables, menos esta niña…

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 09

9. Ingenio Chino.

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 10

10. Una de dos: O es una estafa, o ese iPod es gigante.

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 11

11. Ese Panda se extinguió.

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 12

12. Todos aman el relleno.

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 13

13. Con frutas?

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 14

14. Sin palabras.

Pruebas contundentes de que la publicidad nos mienten 15

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este