La deportista paralímpica Marieke Vervoort desea ganar otra medalla de oro, antes de ponerle fin a su vida por una enfermedad degenerativa que le produce un dolor insoportable.

La atleta paralímpica Marieke Vervoort quiere someterse a la eutanasia después de Río 2016

En la vida hay que dejar huella. Una que no se borre, que sea eterna en la memoria. Los deportistas tienen la posibilidad de lograr esa gesta. Seguramente los más de 10.000 que participan en los Juegos Olímpicos de Río 2016 cierran sus ojos y visualizan dicha hazaña. Pocos la harán realidad, y ni siquiera su historia logrará impactar tanto como la de una de los 4.500 atletas paralímpicos que competirán en la denominada ‘Cidade Maravilhosa’.

Marieke Vervoort cerrará sus ojos. Y no solo cada noche para visualizar sus éxitos deportivos. Esta valiente mujer lo hará para siempre, cuando finalicen los Juegos Paralímpicos, que se celebrarán entre el 7 y el 18 de septiembre. Luego de tocar la gloria, pese a sus dificultades físicas, en Londres 2012, con un oro en los 100 metros lisos y la obtención de la plata en los 200 y los 400 metros lisos, decidió que Río 2016 será su última competencia, su aliento final, el que cese su vida.

Vervoort se someterá a la eutanasia cuando terminen los paralímpicos porque el dolor, producto de la enfermedad degenerativa que padece, es insoportable: “Río es mi último deseo, espero acabar mi carrera con un podio. Comienzo a pensar en la eutanasia. Pero, a pesar de mi enfermedad, he vivido lo que otros solo pueden soñar”, expresó en una entrevista a Le Parisien. Su fecha de deceso está pactada para el 2017; la de su nacimiento, el 10 de mayo de 1979, en Diest, Bélgica.

En su país la eutanasia es legal desde 2002 para los pacientes que sufran enfermedades físicas o psíquicas incurables. Es el caso de ella, quien en 2008 tuvo que dejar de lado su pasión por el triatlón adaptado –disciplina de la que fue doblemente campeona del mundo- por el mal que la dejó postrada en una silla de ruedas. En ese momento entendió que para seguir ligada a su amado deporte debía hacerlo practicando el carrovelismo (esquí sentado), y en las carreras en sillas de ruedas.

La huella que dejará Vervoort no se esfumará, porque, entre otros hechos, en 2015, sentada en el objeto que hace transitar sus sueños, fue campeona del mundo en Doha. En ese certamen, además, rompió récords en los 400, 800, 1.500 y 5.000 metros. Su meta en estas olimpiadas es repetir el oro en los 100 metros lisos y alcanzar un metal preciado en los 400.

Ella, la luchadora de vida, Marieke Vervoort, que en ocasiones solo puede dormir 10 minutos por noche debido al intenso dolor que le produce la enfermedad, desea que el mundo entienda que los sueños tienen que ser dorados y “que todo el mundo tenga una copa de champán en la mano, y un pensamiento para mí”.

Fuente

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este