Parece de película pero, desgraciadamente, no lo es. Ahora, un juez ha condenado al padre de la chica a 120 días de prisión por un delito de lesiones contra una menor

Padre obliga a su hija a casarse con su violador 01

“Si la dejas embarazada entonces tienes que casarte con ella”. Esta es la lógica aplastante que usó un padre en Idaho para casar a su hija menor de edad con el hombre que la violó.

La pesadilla dio comienzo en junio

de 2015. Aaron Seaton violó a la hija de Keith Strawn aprovechando que ella estaba borracha. Pocas semanas después, la niña descubrió que estaba embarazada y les contó a sus padres lo sucedido.

Fue entonces cuando Strawn cogió a su hija de 14 años y a su violador confeso de 24 años, los subió a un coche y los llevó hasta Missouri, donde hizo que su hija se casara con el hombre que había abusado de ella.

Padre obliga a su hija a casarse con su violador 02

En octubre, la hija de Strawn, cuyo nombre no ha trascendido a los medios, tuvo un aborto espontáneo y su matrimonio se anuló. En abril de este año su violador fue finalmente procesado y declarado culpable de violación. Aaron Seaton deberá pasar los próximos 15 años en prisión.

Y ahora le toca el turno al padre de la chica.

En un primer momento, el juez del distrito, Greg Moeller, condenó a Strawn a cumplir una sentencia de cuatro años de prisión. Finalmente, la condena quedó reducida a 120 días de cárcel en el condado de Fremont, donde tendrá que estar 60 días con posibilidad de cumplir el resto de la condena en forma de trabajos comunitarios.

“Mientras pasas esos 120 días en la cárcel tal vez pienses en los 120 días que tu hija tuvo que estar dentro de la farsa vil que supone el matrimonio con su propio violador”, explicó el juez Moeller al padre de la chica durante la lectura de la sentencia.

Por su parte, el abogado de la defensa, Douglas Knutson, pedía para su cliente una sentencia de seis días en prisión y libertad condicional.

El abogado alegó ante el juez que en la decisión de su cliente de permitir el matrimonio de su hija podrían haber entrado en juego “motivos religiosos”. “La víctima me dijo que su padre le había preguntado muchas veces durante el viaje a Missouri e, incluso el día del matrimonio, si era algo que quería hacer”, explicó Knutson.

En un primer momento Strawn fue acusado de dos delitos de lesión grave a un menor y de cómplice de violación. La acusación sostenía que el padre de la menor “albergó y protegió” al violador al permitirle vivir con su hija adolescente. Más adelante el juez desestimó dos de los cargos y solo declaró a Strawn culpable de un delito de lesiones contra un menor.

El padre admitió durante el juicio que su decisión fue equivocada. “Quiero mucho a mi hija y nunca haría nada que la dañase de forma intencionada o que la pusiera en una situación dolorosa. Tomé la decisión incorrecta y la coaccioné”, declaró Strawn ante el juez.

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este