lugares-increiblemente-radiactivos-01

No solemos ser conscientes de ello, pero vivimos inmersos en una piscina radiactiva que se llama planeta Tierra.

Estos son los puntos calientes, los cinco que poseen los mayores niveles de radiactividad natural del planeta y donde, a pesar de todo, la gente que vive allí mantiene una relativa buena salud.

Guarapari (Brasil)

lugares-increiblemente-radiactivos-02

Las playas atlánticas que van desde Río de Janeiro a Salvador de Bahía, más de 700 km, son radiactivas. La fuente es la monacita, un tipo de mineral fosfato que contiene torio y es muy común en las montañas que alimentan de arena las playas de la zona.

En la zona de Guarapari, entre Río y Bahía, las lecturas son muy cercanas al límite permitido de exposición de los trabajadores de plantas nucleares.

Ramsar (Irán)

lugares-increiblemente-radiactivos-03

Esta ciudad en la costa sur del mar Caspio es famosa por tener los niveles de radiación natural más altos del planeta, 80 veces superiores a la media del planeta y un 60% superior a los máximos permitidos para los trabajadores de las empresas nucleares.

Curiosamente los estudios realizados sobre las 2000 personas que viven en las áreas de mayor exposición muestran una tasa de cáncer de pulmón un poco por debajo de la media mundial, al mismo tiempo que una expresión significativamente mayor del gen CD69 (responsable de la producción de glóbulos blancos) y células NK (un tipo particular de linfocitos).

Manantiales de Paralana, Arkaroola (Australia)

lugares-increiblemente-radiactivos-04

Localizados en el Santuario Natural de Vida Salvaje Arkaroola, en la parte norte de los montes Flinders en el sur de Australia, cerca de Adelaida.

Se caracterizan por un agua que desde hace mil millones de años lleva circulando a través de rocas ricas en uranio. Rellenar allí la cantimplora no es algo que sea muy recomendable.

Yangjiang (China)

lugares-increiblemente-radiactivos-05

Las gentes de esta ciudad que se encuentra en la provincia Guangdong, al sur de China, construyen sus casas con ladrillos hechos de arena y arcilla. El problema es que en esa zona la arena, al igual que en las playas de Guarapari en Brasil, contiene monacita que, incorporada al mortero y a los ladrillos, convierte las paredes de las casas en potentes fuentes radiactivas de radio, radón y actinio.

Las gentes que viven allí reciben tres veces la radiación media mundial pero, como sucede en otros lugares similares, esto no se refleja en una mayor incidencia de cánceres. De hecho, estudios realizados desde 1970 demuestran que la mortalidad por cáncer en la población es incluso menor que en otros lugares donde la radiactividad natural está dentro del promedio mundial.

Karunagappally (India)

lugares-increiblemente-radiactivos-06

Karunagappally, un municipio en el distrito Kollam de Kerala, en el suroeste de la India, ha estado habitado desde tiempos inmemoriales y en la actualidad sus habitantes superan los 600.000.

La zona también se encuentra con rocas que contienen monacita lo que provoca que sus habitantes reciban más de 12 veces la dosis media de radiación. Pero tampoco se ha encontrado una mayor incidencia de cáncer entre sus habitantes.

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este