Como si ya no hubiera amenazas suficientes que tenemos que enfrentar durante nuestras complicadas rutinas diarias, la humanidad también debe enfrentarse a enemigos que ni siquiera puede ver con facilidad.

Estamos hablando de parásitos que pueden ser los verdaderos villanos de tu salud, viviendo en tu cuerpo sin tu incluso saberlo. Gracias a la medicina moderna, somos capaces de enfrentar a varios de ellos, pero aun así, no dejan de ser asustadores.

Aquí algunas de las criaturas más asquerosas que pueden vivir en tu cuerpo:

1. Lombriz de Guinea

Esta espeluznante criatura es conocida por la enfermedad que causa (dracunculiasis), contraída por medio de la ingestión de larvas. Una vez que el animal está dentro del estómago de la persona, atraviesa el sistema digestivo y entra por cavidades donde pasarán de 10 a 14 meses hasta que se vuelven adultos.

Los gusanos, que se parecen a extraños pedazos de espagueti, empiezan entonces a intentar perforar la piel y necesitan ser removidos para no causar daños al cuerpo humano.

2. Filariasis

El gusano microscópico puede vivir en el sistema linfático y provocar una enfermedad conocida como filariasis, o elefantiasis. La enfermedad parasitaria se extiende después de que un mosquito infectado con sangre contaminada pica a alguien, transmitiendo los gusanos. Una vez en el torrente sanguíneo, pueden vivir hasta siete años.

La mayoría de las personas con la enfermedad no desarrolla síntomas, pero un pequeño porcentaje de ellas demuestra la acumulación de fluidos en las piernas, brazos, senos o genitales, sufriendo hinchazón y engrosamiento de la piel.

3. Loa loa

Una vez que alguien es infectado por este gusano por medio de una picadura de mosquito, puede sufrir inflamaciones locales conocidas como hinchazones de Calabar. Generalmente, las inflamaciones se producen en la muñeca y las articulaciones, pero desaparecen tan pronto como el parásito se mueve.

También pueden llegar hasta los ojos, haciéndose visibles en la región y provocando infecciones que generan hinchazón, picazón y dolor.

4. Candirú

El candirú es un pez que puede convertirse en parásito humano, ya que necesita sangre para sobrevivir. Es común que ataque humanos por la uretra y, una vez dentro del cuerpo, provoca inflamaciones, hemorragias o incluso la muerte.

Habitantes de regiones de ríos escapan de las infecciones utilizando ropas justas y resistentes y evitando orinar en el agua para huir de la criatura.

5. Piojos

Los piojos pueden ser una terrible amenaza cuando no son tratados. Se pueden propagar rápidamente entre hilos de pelo de personas contaminadas, poniendo huevos y causando picazón en el cuero cabelludo por medio de las picaduras hechas durante la sesión de alimentación de sangre, realizada varias veces al día.

Por lo general, atacan a los niños de edades comprendidas entre 3 y 11 años, pero no pueden vivir mucho tiempo fuera de los cabellos, lo que significa que un buen tratamiento puede garantizar la protección contra los piojos.

6. Ancylostoma

El intestino de mamíferos, incluidos los humanos, es la residencia perfecta para los ancylostomas. Este pequeño gusano es capaz de succionar sangre de sus huéspedes, consumiendo hierro y otros nutrientes importantes, pudiendo llevar a la anemia.

En regiones pobres, el ancylostoma es responsable de bajo peso de niños recién nacidos o retraso de crecimiento por falta de nutrientes. A menos que el huésped sea víctima de una gran infección, pocos síntomas son visibles además de la pérdida de energía o aspecto pálido.

7. Dermatobia hominis

Existe una especie de mosca que utiliza el cuerpo humano como vivienda para sus larvas. La especie es capaz de poner huevos dentro de la piel u otros lugares sensibles, como los ojos, generando una tremenda incomodidad en la visión.

Estos insectos poseen el hábito de colocar los huevos dentro de otros animales de sangre caliente para mantener las larvas seguras y protegidas del ambiente externo, lo que no ayuda mucho cuando la piel y otros órganos humanos se convierten en ambientes ideales para ello.

Da hasta escalofríos imaginar que algunos bichos como estos puedan vivir dentro de nosotros.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este