Historia de la Sala Ámbar
Palacio de la Zarina Catalina II
Historia
La Sala Ámbar se encuentra en el Palacio de Catalina II en Tsarskoye Selo cerca de San Petersburgo.
 
Es una sala decorada completamente con paneles de ámbar con soportes de hoja de oro y combinada con espejos.
Debido a su singular belleza, es a veces llamada la “Octava Maravilla del Mundo“, es considerada un tesoro cultural del pueblo Ruso.
 
La Sala Ámbar original fue un esfuerzo conjunto de artesanos alemanes y rusos. La construcción de la Sala de Ámbar se realizó entre 1701 y 1709 en Prusia. 
 
La habitación fue diseñada por el escultor barroco alemán Andreas Schlüter y construida por el artesano de ámbar danés Gottfried Wolfram y se mantuvo en el Palacio de Charlottenburg hasta 1716 cuando fue regalada por el rey de Prusia Federico Guillermo I a su entonces aliado el Zar Pedro el Grande de Rusia.

Primeramente la habitación fue instalada en el Palacio de Invierno, el “Ermitage” en San Petersburgo, pero en 1755 la Emperatriz Elizabeth ordeno trasladarla al Palacio de Catalina en Tsarskoye Selo. 
 
Los paneles individuales de ámbar fueron traídos de San Petersburgo a Tsarskoye Selo por 76 soldados a cuestas durante 6 días. 
 
No había suficientes paneles para decorar toda la superficie de 100 metros del nuevo interior, por lo que los mosaicos y los espejos fueron añadidos y la parte inferior de la sala fue pintada imitando el ámbar.
 
Tras la revolución de 1917 el Palacio de Catalina se convirtió en museo y el público tuvo por primera vez la suerte de ver la Sala Ámbar.

En 1941 durante la segunda guerra mundial, los nazis saquearon el palacio y se llevaron el contenido de la Sala Ámbar a lo que entonces era la ciudad alemana de Konigsberg, en donde estuvieron a cargo de Alfredo Rode, el jefe del Museo de Artes de esa ciudad, la cual luego se convirtió en la ciudad rusa de Kaliningrado.
 

Esta ciudad cayó en poder de los soviéticos en 1945, pero cuando las tropas victoriosas entraron en la ciudad ya habían desaparecido los paneles de ámbar.
Hay dos importantes teorías acerca del destino que tuvieron los paneles de ámbar, una es que los paneles fueron destruidos por los bombardeos de los aliados y la segunda es que los nazis los escondieron.
Ha habido exploradores que han buscado en cuevas, prisiones, iglesias, minas de sal, túneles, bunkers y hasta en depósitos de hielo pero los paneles no han sido encontrados a la fecha.

En 1979 el gobierno soviético perdió toda esperanza de encontrar los paneles e inició la reconstrucción del Salón Ámbar, para lo cual asignó aproximadamente 8 millones US$. Hizo falta otro donativo de 3.5 millones US$ de la compañía alemana Ruhrgas AG hecho en 1999 para terminar el trabajo de restauración. 
 

Más de 30 artesanos trabajaron incansablemente, algunos inclusive dedicaron 20 años de su vida al proyecto, con ayuda de microscopios para hacer los minúsculos grabados en el ámbar.
Irónicamente, gran parte del ámbar se obtuvo en uno de los mayores depósitos que hay en el mundo de esa resina fósil, en Kaliningrado, el sitio preciso en que habían desaparecido los paneles originales.
Tras 25 años de trabajo y 6 toneladas de ámbar, la réplica de la Sala Ámbar se develó en 2003, cuando se celebraba el 300 aniversario de la ciudad de San Petersburgo.

La Sala Ámbar Original
La famosísima Sala Ámbar, se encuentra dentro del Palacio de la Zarina Catalina II, en Tsarskoye Selo donde también destacan los siguientes salones:
El gran Salón Dorado ó Salón del Trono
Las Anticámaras
El Comedor de Caballeros
El Comedor de Cazadores El Salón de Pilastras Rojas de Cristal
La Pinacoteca
El Comedor Verde de Cameron
El despacho de Alejandro I
Durante siglos este palacio fue la residencia oficial de los zares y fue aquí donde el último zar Nicolás II vivió arrestado hasta poco antes de su ejecución
La Nueva Sala Ámbar
El Palacio de la Zarina Catalina II
En 1710 Pedro el Grande regaló a su esposa Catalina I, la zona donde en pocos años se construyó el maravilloso conjunto de parques y palacios, cuyo centro es el Palacio de Catalina. 
 
El palacio se construyó previamente en la época de la hija de Pedro I, la emperatriz Elizabeth, encargándose del proyecto el Arquitecto Bartolomeo Rastrelli quien realizó la construcción en un estilo plenamente barroco. 
 
El edificio se articula en varios edificios, el mayor de los cuales tiene una longitud de 340 m.
Sus fachadas están decoradas con profusión de atlantes, columnas y grandes ventanales ornamentales, para los que se recurrió al ya característico contraste de colores del barroco ruso: azul, blanco y dorado

Ámbar (Succinita) los depósitos y su origen
  

El ámbar se forma a partir de la resina de coníferas de durante al menos 40 millones de años fue transportada por los ríos de la zona de Escandinavia y la actual región báltica y depositado en una formación llamada Teriary, en el estuario Chłapowo-Sambian en la costa norte del mar Báltico. 
 
Desde el siglo XVII, el ámbar ha sido casi incesantemente excavado directamente de las camas en la Península Sambian (Rusia).
Dependiendo de la estructura interna, las variedades de ámbar se pueden clasificar en: (1) ámbar transparente, (2) ámbar translúcido, (3) de color amarillo ámbar opaco, (4) ámbar opaco blanco, en el que la estructura interna es la de un sólido espuma, mientras que el color es blanco y a veces azulado.
Las principales variedades de ámbar no son duraderas y bajo el efecto del aire, la luz, la humedad y las fluctuaciones de los cambios de temperatura que cambian su color y estructura interna y se transforman en variedades secundarias. El color amarillo cambia a color rojo o naranja

El ámbar del Báltico en promedio tiene las siguientes características:
Dureza: 2.0 – 2.5 Escala de Moh
Gravedad Específica:  1.050 – 1.096
Índice de Refracción: 1.54
Punto de Fusión:  480°-720°F (250°-380°C)
El ámbar se forma a partir de la resina de coníferas y contiene de 6% a 8% de ácido succínico. La resina que fluye de éstos árboles tiene un olor característico del pino debido a unas substancias aromáticas que contiene llamadas terpenos que se liberan a la atmósfera.
Existen otros famosos depósitos de ámbar, por ejemplo en la República Dominicana, en donde el ámbar es azul.
Entre los tipos de ámbar más interesantes están el  “Heishi”, el más pequeño del mundo, son esferas de aproximadamente 2 mm de diámetro, elaborados por los indios de la tribu Zuni de México.

Detalles de Cuadros en la Sala Ámbar

El Ámbar

El Ámbar en Joyería

Inclusión de termitas en ámbar.
Colección del Museo de la Tierra, TG 5603.

Adornos de principios de la época medieval Colección del Museo de la Tierra.

Collares de Ámbar y Vestidos Tradicionales de Lituania
F  I  N
Referencias
http://www.petersburgo.info/
http://www.amber.com.pl/eng/amber/amber_varieties.php

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este