La botella de pepsi.

En el hospital Nishtar de Multan, Pakistán, el cirujano Abdul Manan capturo esta radiografía de una botella de vidrio alojada en el ano de un hombre que le llego al intestino grueso este que tenía 60 años lo sometieron a una operación donde le extrajeron la botella de Pepsi. Resulta ser que dos ladrones le habían puesto la botella para robarle su auto, o por lo menos esta es la versión del hombre. 

 

Desafortunado accidente con una pistola de clavos.

Un trabajador en una construcción en Los Angeles tenía seis clavos en la cabeza, accidente ocurrido con una pistola de clavos de alta potencia.

El hombre que sobrevivió a una apuñalada en el cerebro.

Michael Hill es famoso por haber sobrevivido a una puñalada en el cerebro con un cuchillo de supervivencia de 20 cm (8 pulgadas) el 25 de abril, 1998. Este cuchillo es el objeto más grande jamás quitado de un cráneo humano. Sucedió en la residencia de un amigo en Jacksonville, Florida, cuando Hill abrió la puerta y un desconocido y este lo apuñaló en el cráneo. Luego caminó por la calle a la casa de otro amigo. La llegada de Hill y el tratamiento en el centro Shands Jacksonville fue documentado y transmitido por la serie de TLC Trauma: La vida en la sala de emergencias.



Se olvidaron una tijera después de una operación quirúrgica.

Una radiografía muestra estas tijeras quirúrgicas de 6,7 pulgadas en el abdomen de Pat Skinner, residente en Sydney, Australia de 69 años de edad. A la mujer le habían retirado parte de su colon en el Hospital St. George de Sydney en mayo 2001. Pero ella dijo que seguía sufriendo un intenso dolor en el abdomen durante meses después de la operación. Eventually, le exigió a los médicos rayos X de su abdomen. Lo hicieron y descubrieron las tijeras de 6,7 pulgadas que fueron retirados en octubre de 2002.

Un niño estadounidense que tiene un conjunto de llaves de coche alojadas en su cerebro … y se recuperó intacto.

Lo sucedido a este niño ha sido considerado un milagro después de que se le incrustaran un juego de llaves en su cerebro. Nicholas Holderman cayó sobre las llaves del coche de sus padres. Las llaves entraron por sus párpados y penetro su cerebro milagrosamente el niño estadounidense desde entonces ha tenido una recuperación buena.

Este hombre ingiere accidentalmente un par de tijeras mientras se reía.

Los rayos X muestran las tijeras de 9cm de largo y 4 cm de ancho que entraron de lleno en el esófago.

Cirujanos chinos le salvaron la vida a este hombre después de que accidentalmente se tragó un par de tijeras de uñas que usaba para limpiar los dientes. Lin Kong de 27 años había pedido prestado unas tijeras para usar como palillo de dientes después de comer, pero le dijo a sus amigos que era broma, se echó a reír y se las trago.

Una mujer que se trago todos sus cubiertos

Cirujanos en Rotterdam en los Países Bajos quedaron atónitos cuando los rayos X mostraron 78 artículos diferentes de cubiertos en el estómago de la mujer de 52 años de edad.

La llevaron a cirugía en un intento desesperado de eliminar las docenas de tenedores y cucharas atrapados en su interior los cuales sacaron uno por uno. Ella había sido diagnosticada de un trastorno llamado límite de la personalidad que la dejó con ganas de comer tenedores y cucharas. Nunca se comió los cuchillos.

Con patito de goma.

Los propietarios de Spike un terrier Patterdale se asombraron cuando llevaron a su mascota enferma al veterinario y descubrieron lo que había causado el problema. Al perro le realizaron una operación por el valor de £ 1,000 para extirpar un pato de goma de su intestino – 18 meses después de que el juguete desaparecido del baño.

Intentó robar un anillo tragandoselo

Un hombre enamorado que trató de robar un anillo de compromiso de £ 1750 tragándoselo fue capturado después que la policía paso un detector de metales por encima de su estómago.
Simon Hooper, quien quería el anillo para proponer matrimonio a su novia, fue encarcelado durante 12 semanas por los magistrados en Blandford, Dorset, después de admitir el robo. Entró en una tienda en Dorchester y tragó el anillo mientras joyero Fred Burgess estaba distraído. El Sr. Burgess dijo que el anillo ahora resultaba difícil de vender porque la gente sabía “que había sucedido”

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este