Simon Egan, coproductor del multipremiado film “El discurso del Rey” casi queda tartamudo cuando a su hija de 15 meses se le cayó el premio Oscar que había recibido horas antes como “Mejor película”.
Egan estaba festejando con un grupo de amigos la obtención del galardón. En un momento se le ocurrió sacarle fotos a su hija de 15 meses, Lara, con la preciada estatuilla.
A la beba, que estaba sentada en el piso, le resultó demasiado pesado y se le cayó, dañándolo considerablemente.

“Como todo el mundo estaba celebrando en el jardín de la casa cuando vi a mi hija con el Oscar. Y entonces fui testigo del momento terrible en que la estatua se le cayó y no cayó en el césped, sino en el cemento”, relató Simon Egan, de 44 años.
“El horror fue evidente en la cara de todos, ya que como un coro dijeron : ‘¡oh, m…!’. Corrimos a mirar los daños y vi la cabeza abollada, el chapado en oro caído en el pecho y un hombro dañado”, agregó.
“Mi primer pensamiento fue ‘Oh Dios, ¿cómo va a quedar eso en la repisa de la chimenea!’. Era un objeto de gran belleza y mi hija lo había destruido, aunque sin darse cuenta. Estábamos aterrados”, añadió Egan a la prensa británica.
Temiendo lo peor, los productores del film, inmediatamente se pusieron en contacto con la Academia Americana de Artes y Ciencias Cinematográficas en Los Ángeles que reparten los premios Oscar, para ver si se podía hacer algo.
Por suerte Egan descubrió que la Academia prevé que el Oscar puede ser dañado en las fiestas después de la ceremonia.
El productor fue hasta las oficinas de la Academia en Beverly Hills y allí le cambiaron su Oscar dañado por uno nuevo.
“En cuestión de minutos me dieron uno nuevo, después que una dama con guantes tomó el mío dañado”, recordó el ejecutivo cinematográfico.

Fuente: TeleShow

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este