Hace unos 20 años a algún agricultor del pueblo Japonés de Inakadate se le ocurrió la idea de combinar plantas de distintos tipos de arroz para convertir los monótonos campos de arroz de la zona en algo más atractivo.


Con el paso del tiempo, muchos más agricultores se sumaron a la propuesta agro-artística hasta convertirse en un festival anual que es todo un reclamo turístico. Año tras año, los competidores intentan superarse con creaciones más elaboradas y complicadas, para disfrute de los turistas que las pueden ver desde lo alto de la torre del castillo del pueblo o en avioneta.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este