El estudio BIG – Bjarke Ingels Group, escogido recientemente como el Mejor Arquitecto Europeo, acaba de presentar en Nueva York el proyecto W57, un innovador bloque residencial de unos 80.000 metros cuadrados situado en la esquina de la West 57th y la West Side Highway. El estudio realizará así su primera propuesta en los Estados Unidos, de la mano de Durst Fetner Residential. Esta promotora neoyorquina se dedica a planificar, organizar y construir alternativas de usabilidad, sostenibilidad y responsabilidad medioambiental y social en el área metropolitana de Nueva York.

Con el proyecto W57 se opta por introducir una nueva tipología de edificio residencial en el perfil de la gran manzana, un híbrido entre los bloques de Copenhague y los rascacielos típicos estadounidenses. El edificio adquiere la forma de una especie de duna urbana, más elevada en la esquina del noreste, de manera que muchos de los 600 apartamentos ofrecen vistas al río Hudson y no se obstruyen las vistas del edificio colindante, el Helena Tower. Cada apartamento es único en su tamaño y distribución, y todos ellos descansan sobre un primer nivel común de dos plantas que acoge espacios destinados a la actividad comercial y cultural que requiere la comunidad.

La visión de la forma del edificio varía según el punto de vista del transeúnte: desde la autopista parece una pirámide, desde la calle 58 una impresionante aguja de cristal. Su cubierta combina el aspecto hermético de su superficie lisa continua con la aparición de varias terrazas orientadas al sur, cada una diferente en su diseño. En el centro del edificio, un espacio verde de uso colectivo para los residentes se ha abierto visualmente al exterior, asimilándose a un oasis urbano que sirve como extensión vertical del cercano Hudson River Park.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este