Es sabido que el ajo no deja un buen aliento y que en muchas ocasiones debemos cepillarnos muy bien los dientes para poder quitarnos el mal aroma de la boca cuando lo comemos.
Sin embargo, cuenta con propiedades innegables que colaboran con la salud y proporcionan una buena alternativa para mantener una correcta alimentación y un organismo sano.
* Es antibacteriano. Ayuda a combatir un buen número de bacterias, virus y hongos.
* Funciona también como antiparasitario de algunos parásitos intestinales.
* Reduce el colesterol y la presión arterial. Su contenido en compuestos sulfurados contribuye a mejorar la circulación de la sangre ya que reduce el bloqueo de las arterias.
* Colabora en reparar los daños causados por la arterioesclerosis.
* Puede ayudar a suplir carencias vitamínicas
* Tiene un leve efecto antioxidante.
* Contiene minerales como el calcio, fósforo, potasio y magnesio, necesarios para la correcta contracción muscular y el adecuado funcionamiento del sistema nervioso, que favorecen una buena salud cardiovascular.
* Es bajo en calorías y rico en nutrientes.
* Como uso externo es útil para picaduras o mordeduras de animales, especialmente de insectos.
* También se puede utilizar como desinfectante para la mayoría de afecciones de la piel como hongos, heridas, llagas y quemaduras.
* Puede servir para combatir la sarna, las verrugas o los callos.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este