Los macacos, naturales de Asia y únicos monos que viven en Japón, son una especie amenazada y motivo recurrente para pintores y escultores. A diferencia de lo que suele ocurrir en Occidente, allí nunca se les ridiculiza.

El macaco, mono rojo o mono de las nieves, de cara desnuda y rosada, ocupa gran cantidad de hábitats, incluso hasta 1.500 metros de altitud; es un primate de tamaño medio, pues mide entre 37 y 76 centímetros, y vive en grupos de entre 40 y 200 ejemplares.
Son famosas las imágenes de estos monos tomando baños en manantiales volcánicos de aguas termales en medio de la nieve en las zonas boscosas de Japón, gracias a cuyo calor pueden permanecer en las montañas durante el invierno alimentándose de cortezas. Son además excelentes nadadores, lo que les ha permitido cruzar los canales marinos que separan las islas japonesas y colonizar casi todo el país.
En medio de temperaturas inferiores a cero grados, un mono de las nieves japonés se baña en un manantial termal en Jigokudani (valle del Infierno), en la provincia de Nagano, en el centro de Japón. Jigokudani es el único lugar conocido en el mundo donde los monos se bañan en manantiales termales naturales.
El macaco japonés o mono de la nieve es famoso por su amor a los manantiales naturales. Yukihiro Fukuda, ex veterinario, hizo 12 meses de investigación de campo y fotografió ampliamente a los macacos en el valle Jigokudani, que está cubierto de nieve durante 4 meses al año.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este