Todos recordamos nuestro primer beso. Es como montar en bicicleta, que nunca se olvida. Fue la primera experiencia y es como para grabarlo en la memoria. El tiempo ya ha pasado pero siempre se puede mejorar.
Te invitamos a que leas nuestros consejos para que tu técnica roce la perfección.
1. No te precipites
Deja que llegue el momento. Un beso nunca se pide ni se roba, así que no pierdas los papeles por dar ese beso que tanto deseas. Si no sale de forma natural, es posible que los dos se pierdan y al final todo resulte un desastre.
2. Tantea el terreno
No empieces a mover tu boca como un poseso. Los movimientos deben ser suaves y acompasados. Lo más aconsejable es intentar descubrir el estilo que marca tu pareja.

3. No acoses
Los besos no siempre tienen que ser apasionados. De hecho, siempre es mejor empezar despacito y tiernamente hasta que se encienda la llama de la pasión.
Si comienzas el tema lleno de ardor, puedes llegar asustar a tu pareja y quedarte muy solo. Besa diferentes partes de la cara de tu pareja y no solamente los labios.
4. Movimientos Justos
Esto no es ningún campeonato, así que no debes demostrar tu velocidad con tu músculo bucal. Pero tampoco tiene mucho sentido que te quedes quieto como una estatua. No dejes que tu pareja lo haga todo, porque siempre es bueno tener iniciativa. Eso sí, con mucho tacto y estilo.
5. Cuídate
No debes descuidar tus labios. Humedécetelos para que no queden ásperos. Cuanto más suaves sean, mejores serán tus besos.
No uses labiales cremosos. La mayoría de los hombres detesta quedar con pegostes en la boca.
6. Cierra los ojos
Así podrás concentrarte en lo que estás haciendo y disfrutar más. Por otro lado, es muy incómodo dar un beso mientras uno de los dos vigila el bolso que has dejado en la silla.
7. Sonríe
Las sonrisas siempre son agradables y más si es después de un beso. Si te quedas serio, lo primero que va a pensar tu pareja es que no te gustó.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este