Si usted quiere broncearse en esta piscina, tiene que gustar de la altura y subir al Piso 55 del Hotel Marina Bay Sands, en la ciudad de Singapur.
Nadar en el borde no es tan arriesgado como parece, porque el agua que se desborda es colectada por una especie de canal, donde el agua es bombeada de vuelta a la piscina.

Tiene un largo de 150 metros y es del tamaño de tres piscinas olímpicas. Se apoya sobre las tres torres del hotel más caro del mundo, formando una especie de navío y es la piscina más grande del mundo a esa altura.

   
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este