Iglesias que resistieron por siglos, amenazadas por catástrofes naturales, o por conflictos religiosos, sin embargo, no pudieron resistir a algo tan “pacífico”, como una obra planificada para inundar un valle y construir una represa.

 

Pueblos que quedaron sumergidos para siempre, aún resisten al olvido mientras las torres y campanarios de sus iglesias asoman heroicas sobre el nivel del agua. Muchas convertidas en atractivos turísticos, otras, en ruinas a punto de perder el equilibrio, sin dudas llaman la atención de un modo silencioso, recordando que algo está fuera de lugar. A continuación, recorremos seis iglesias que quedaron “flotando”:

1. Iglesia semi-sumergida en el lago Mavrovo

En el lago Mavrovo, en Macedonia, una Iglesia quedó a medias bajo el agua, a causa de la construcción de una represa. Se llama Iglesia de Saint Nikola, y tras la inundación, fue reconstruida una reemplazante, no tan lejos. Cuando el nivel del agua baja lo suficiente, la Iglesia queda completamente al descubierto.

2. Monasterio Makarievski, en Rusia
Kaliazin, es una ciudad del óblast de Tver, en Rusia, a orillas del Volga, que alcanzó un desarrollo notable gracias a la fundación del monasterio Makarievski, en el siglo XV. Tras la revolución de Octubre de 1917, el objetivo de hacer navegable el turbulento río Volga durante todo el año, determina el final del monasterio con la construcción del embalse de Úglich.

 

 

 

La abadía, era en su conjunto una construcción notable, con varios edificios como la catedral de San Nicolás. De ella, hoy podemos observar el campanario, accesible caminando en tiempos en que el lago se congela, y visible todo el año, asomando su torre como si se tratara de un extraño faro. El antiguo pueblo de Kaziazin, fue relocalizado a un lugar más elevado al momento de la construcción de la represa.

3. El campanario del Lago de Resia
El Lago de Resia está situado en Italia, y a juzgar por el campanario que se asoma sobre el nivel del agua, es un lago artificial. De hecho, fue creado como un pantano reservorio de agua a partir del año 1940, para ser terminado 10 años después. La iglesia que se asoma sobre el agua, pertenecía al sumergido poblado de Graun.

 

 

 

El campanario data del siglo XIV y en invierno, con el lago congelado, también es accesible a pie.

4. Iglesia Krokhino, en Rusia
Construida en el siglo XV, e inundada por los soviéticos para construir represas hidroeléctricas sobre el río Sheksna, la Iglesia Krokhino se asoma derruida, y con signos de no aguantar mucho tiempo más en pie.

 

 

Para reconocerla, en los viejos tiempos (1910):

La Iglesia Krokhino se encuentra en el borde del Lago Blanco, junto al antiguo pueblo de Krokhino, inundado en el inicio de la década de 1960, para la construcción de la Hidrovía del Volga-Báltico. 

5. La iglesia del Pueblo de Potosí, en Venezuela

En el estado de Táchira, en Venezuela, el pueblo de Potosí, de dos siglos de historia, fue desalojado en el año 1984 para inundar el valle de la futura represa Uribante Caparo. Según los estudios, tarde o temprano el pueblo quedaría bajo las aguas a causa de su ubicación en zona de riesgo de inundación, argumento que tardó en convencer a muchos de sus pobladores que se negaban a retirarse.

 

Las sucesivas seguías en años recientes, han desnudado no sólo la iglesia, sino también el viejo pueblo inundado, unas tres veces desde el año 1998. 

6. La Iglesia de Sant Romá, en el embalse de Sau

Normalmente, en el embalse-pantano de Sau (Villannova de Sau), en Cataluña, España, sobre el nivel del agua normal, emerge la punta de una antigua iglesia romana, perteneciente al pueblo de Sant Romá, y condenada bajo el agua de la represa para la eternidad.

 

Pero el tiempo (o el clima) da revancha cuando el nivel del agua desciende, hasta dejarla totalmente al descubierto.

 

 

El embalse de Sau, con su Iglesia semi-sumergida, se encuentra al pie del macizo de las Guilleries, y fue inaugurado en el año 1962, cubriendo el antiguo pueblo de Sant Romá de Sau.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este