Un pulpo madre gigante que vivía cerca del centro de Seattle, colocó miles de huevos, justo al frente de las narices de los buzos locales. Su guarida fue secuestrada en Cove Two en el oeste de Seattle, en un lugar que le salvó de los depredadores y del exceso de visitas de seres humanos.
El 4 de septiembre del 2010, los huevos comenzaron a eclosionar. Es un momento en donde se mezclan las emociones: la alegría por la eclosión y la tristeza de saber que este evento significa la muerte del pulpo madre. La eclosión duró una semana, después de que la madre murió.
Las mejores tomas del video vienen a partir del minuto 03:24. Disfrutenlo!

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este