Natalia Avseenko, de 36 años, se metió desnuda en las profundidades heladas del mar Blanco, en el norte de Rusia, cerca del Círculo Polar Ártico.

Antes de sumergirse, practicó meditación y yoga para preparar su respiración. Avseenko es campeona mundial de apnea o buceo libre y profesora de yoga.
El objetivo era filmar un video de buceo libre.
Primero se sumergió con traje de neoprene y las belugas jugaron con ella.
Luego lo hizo en bikini. Finalmente, al ingresar al agua desnuda, llegó el momento más intenso: su cuerpo sintió un shock y, según le dice a BBC Mundo, las belugas lo notaron.
Las luces, sombras y colores le dan a esta imagen un aspecto renacentista. Y en cierta forma Avseenko sintió un renacer: “La experiencia te cambia, te hace más abierto, te hace sentir que tu vida tendrá muchos cambios. Aprecias más la naturaleza”, relata.
Avseenko pasó 12 inolvidables minutos con las belugas, aunque no seguidos. Cada 3 o 4 minutos de apnea, subía a la superficie.
Al sentir su vulnerabilidad, las belugas intentaron ayudarla a subir a la superficie.
Las belugas con las que nadó irán a parar a un oceanario en Shanghái. Avseenko no está de acuerdo con el uso de animales para el entretenimiento.
A pesar de que una persona no preparada puede morir en minutos bajo esas condiciones, Avseenko le asegura a BBC Mundo que cualquiera, si se lo propone, puede imitar su aventura. (Fotos: Viktor Lyagushkin, www.ordacave.ru)
Fuente
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este