Cerca de 10.000 familias filipinas viven en el cementerio de la ciudad del norte de Manila. Algunos de ellos llegaron allí por accidente. Algunos heredaron los mausoleos de sus bisabuelos y ahora viven en ese país. Otros venían de la provincia y no son capaces de ganar suficiente dinero para vivir en una gran ciudad. En todos los casos, las familias no tienen otro lado a dónde ir.

Hace más de una década que en el Cementerio Norte de Manila es el domicilio de varios centenares de familias que se hacinan entre tumbas y nichos y donde hay hasta comercios. Construido durante la ocupación española, es hoy el camposanto más antiguo y el mayor de la capital filipina, con 54 hectáreas.
Ante la proximidad del 1 de noviembre, Día de Difuntos, el alcalde de Manila, Alfredo Lim, ha dado instrucciones a la policía de que asegure el cementerio y lo limpie de ‘ocupas y ladrones’ que puedan incomodar a sus familiares. Impresionantes fotografías

Fuentes 1 y 2
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este