Algunas de las mentes más brillantes de la historia trajeron tecnologías revolucionarias e ideas como la bombilla, el teléfono y el fonógrafo, sin embargo, esa misma materia gris también nos trajo algunos inventos terribles, como por ejemplo:
Los zapatos para caminar en el agua de Leonardo Da Vinci

La mente salvaje y surrealista de este diseñador y pintor concibió algunas de las más locas invenciones que nunca funcionaron.

El dispositivo es básicamente unos esquís con flotadores y dos palos con el final plano para ayudar a mantener el equilibrio del caminante sobre el agua. Por desgracia, no tenía ningún sentido de ingeniería y el propósito de Da Vinci de incorporar el dispositivo a la guerra militar para permitir que los soldados llegaran a los barcos enemigos tenía todavía menos sentido.


El helicóptero de Thomas Edison

Edison no fue el primero en diseñar una máquina voladora, pero si la locura se pudiera medir, el diseño de Edison ganaría sin duda.

Edison patentó un dispositivo que era simplemente una serie de cometas en forma de cubos que giraban sobre un eje vertical y luego construyó una nave que se parecía a la descendencia mutada de un avión y un helicóptero.
Nunca intentó patentar los diseños y el único que llegó a construir no fue lo suficientemente potente como para conseguir despegar de la tierra.
La ovejas de seis pezones de Alexander Graham Bell

El padre de la telefonía gastó una enorme cantidad de tiempo con las ovejas. Pasó su vida tratando de criar ovejas con seis pezones en lugar de los dos normales, pero fue incapaz de producir más pezones de las que ya tenían las ovejas.

El coche a vapor de Elihu Thomson

La mente de Thomson proporcionó al mundo la soldadura eléctrica, los generadores y el uso seguro de rayos-X. Pero su intento de crear un coche que no produjera ese olor apestoso en el escape fue un fracaso.

Como uno de los fundadores de General Electric, desarrolló un vehículo a vapor que efectivamente funcionó, si no le importa conducir un coche que se tarde una semana en ir a la tienda por un pedazo de pan.
La máquina de fantasma de Thomas Edison

En un momento en que el mundo pensó que nadie podía comunicarse con los muertos sin el pago de algunas monedas a los gitanos, Edison dijo que había encontrado una manera de hacer lo mismo con la ciencia.

El inventor afirmó que había logrado comunicarse con los muertos en distintas entrevistas, pero la máquina, al igual que la evidencia de los fantasmas o el más allá, nunca se materializó.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este