Estas son las fotografías de Phillip Toledano a unos operadores de sexo telefónico.

El contrato mutuo de auto-engaño que existe entre una persona que llama y el operador de sexo por teléfonico. La persona que llama se imagina que está hablando a sus más secretas fantasías y el operador hace su papel muy bien hecho.

Un operador de sexo por teléfono debe ser capaz de entender que quiere la persona que llama. Pero lo más importante, que debe ser capaz de descifrar los deseos no expresados. Aquellas cosas que son demasiado absurdas, escandalosas e humillantes.

A partir de unas palabras entre dientes, un operador de sexo por teléfono debe crear un encuentro de fantasía con detalles finos. Se requiere de una vívida imaginación, la capacidad de actuar y, sobre todo, un profundo conocimiento del apetito humano. ¿Qué es lo que anhelamos? ¿Qué palabras tiene el máximo rendimiento?

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este