El verano llegó y la amenaza verde China ha vuelto con ella… La floración masiva de la viscosa y maloliente alga Enteromorpha Prolifera, afectó nuevamente la orilla del mar cerca de Qingdao.

La Enteromorpha Prolifera, para darle su nombre oficial, es una forma de alga verde que empieza a florecer si las condiciones nutricionales y meteorológicas son las adecuadas. Cuando eso sucede los resultados son sencillamente malos.

De acuerdo con North China Sea Branch (NCSB), los informes de la infestación de estas algas empezaron a ser recibidas a finales de junio en el popular y concurrido puerto de la localidad de Qingdao.

La temperatura del aire que llega a 30°C y la temperatura del agua en alta mar que sólo llega a 20°C, crean las condiciones perfectas para que esta alga se desarrolle. De un área inicial de 330 kilómetros cuadrados, la floración de las algas creció rápidamente, cubriendo unos 12,400 kilómetros cuadrados de extensión en el Mar Amarillo el 23 de junio.

La llegada del persistente viento terrestre condujo ondas de algas flotantes a las playas de Qingdao, cubriendo una área aproximada de 440 km de la costa de dicha playa.

Una historia verdeante

La plaga de las algas verde de Qingdao es de origen relativamente reciente y se puede atribuir directamente al crecimiento exponencial de la ciudad de Qingdao. Hace un poco más de un siglo, dicha ciudad ubicada en la península de Shandong, estaba ocupada por un pequeño pueblo de pescadores.

La península, sin embargo, estaba en una ubicación estratégica. En 1897, la Alemania imperial se apoderó de los alrededores y el gobierno decadente y decrépito dio su brazo a torcer, otorgándoles un contrato de arrendamiento de 99 años de la concesión Kiautschou Bay.

El desarrollo de la ciudad y sus alrededores se dio rápidamente: en pocos años varias iglesias de piedra había sido construido, la ciudad y el puerto se jactó de agua potable y luz eléctrica, y la fábrica de cerveza Tsingtao abrió sus puertas. Todo parecía demasiado bueno para ser verdad, y así fue. Poco después de que la Primera Guerra Mundial comenzó, una iniciativa conjunta británico-japonés conquistó la concesión alemana. Teniendo en cuenta la serie tumultuosa de guerras y la agitación revolucionaria que siguió, es un milagro cualquier insinuación de la herencia alemana en Qingdao, pero la sigue habiendo, por ejemplo la fábrica de cerveza (arriba).

De una población original de aproximadamente 85.000 personas en el momento de la incautación alemana de Qingdao, la ciudad se ha disparado a la asombrosa cifra de 7,5 millones (2009) y millones más viven en áreas suburbanas desarrolladas recientemente.

El puerto de la ciudad es uno de los más activos en China y las playas que recorren la Península de Shandong son muy populares entre los turistas de todo el noreste de China. Desafortunadamente, el éxito económico de Qingdao está afectando negativamente su atractivo como una escapada virgen.

Mientras la ciudad crecía, su infraestructura se veía en apuros para mantenerse al día. Además, la actividad agrícola en la península dio como resultado grandes cantidades de desechos que fueron liberados en la bahía y en el océano. La combinación de los efluentes orgánicos de los fertilizantes y las aguas residuales con temperaturas cálidas marinas actuaron como el medio idóneo para la floración de algas de gran tamaño.

El problema atrajo la atención mundial en 2007 y 2008, cuando la pared de algas amenazó con inundar las instalaciones de los Juegos Olímpicos de Beijing en el 2008.

Miles de pescadores, estudiantes y “policía del mar”, fueron llevados a limpiar las algas de la costa y más de 100.000 toneladas de algas malolientes fueron eliminadas, permitiendo que los Juegos siguieran adelante.

¿Pero qué es esta alga o pasta marina?

Enteromorpha Proliferaso es una forma de planta que crece para parecerse a las algas. Sus largas ramas y hojas que parece algas marinas, ayudan a agruparse en grandes balsas flotantes de vegetación que arroja una oscura sombra sobre la vida marina debajo de ellas.

Cuando las algas mueren se hunde hasta el fondo del mar, provocando la creación de grandes “zonas muertas”, y las bacterias que digieren las algas muertas aspiran el oxígeno del agua de mar.

Estas algas pueden ser encontradas en las costas de todo el mundo, también se dice que son comestible… y a diferencia de las algas en la marea roja, la Enteromorpha Proliferaso no son tóxica… tan solo huelen muy mal.

 

Mientras tanto, las autoridades locales parecen estar negando el problema. “No sabemos dónde se originó y por qué de repente crecen tan rápido”, dijo el profesor Bao Xianwen de la Universidad China con sede en Qingdao. “Debe tener algo que ver con el cambio en el medio ambiente”, especuló Bao…

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este