Es una de las atracciones más fuera de lo común en los Estados Unidos, el muro de chicles en Seattle es también uno de los lugares turísticos que tiene más gérmenes en el mundo.

Situado en Post Alley, en Market Place Park, el Muro de los chicles tiene su inicio en la década de 1990, cuando la gente, molesta porque tenían que hacer una larga fila de espera para conseguir entradas para el teatro, empezaron a pegar chicle en la pared. Al principio, usaban los chicles para pegar monedas pequeñas en la pared, pero con el tiempo, la tradición de las monedas desapareció, y se mantuvo la de los chicles.

Asistentes del teatro rasparon y limpiaron la pared de los chicles dos veces, pero dejaron de hacerlo en 1999, cuando se convirtió en una atracción turística certificada de Seattle. Ahora está llena de miles de piezas de goma de mascar, de cualquier color imaginable. Y, como el muro va creciendo, las obras de arte hechas de goma de mascar se vuelven cada vez más sofisticadas. Puedes encontrar nombres escritos con trozos de chicle, y símbolos como corazones o el signo de la paz.
Sin embargo, el muro de chicle de Seattle es también uno de los destinos turísticos más asqueroso y lleno de gérmenes en la Tierra. En un ranking realizado por Trip Advisor, quedó en segundo lugar, después de la Piedra de Blarney en Irlanda.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este