“El deporte es un tema serio en la escuela de Shichahai, que esta financiada por el gobierno y es una de las academias dedicadas a la formación de la nueva generación de atletas chinos”.
Entrenamiento deportivo se inicia cuando son muy jovenes en China. La mayoría inicia a la tierna edad de los seis años y envian a miles de ellos a las escuelas deportivas especiales. La mayoría no dan la talla, pero para los que quedan, la presión de ganar es intensa.

Unos 600 niños de entre seis y 18 años, procedentes de toda China, forman la lista de alumnos a tiempo completo en la Escuela de Deportes Shichahai. Seis días a la semana, estudian en las mañanas y las prácticas son a las cuatro de la tarde. Los padres pueden ver a sus hijos sólo los fines de semana, pero la mayoría están dispuestos a soportar la separación con la esperanza de cosechar los frutos espléndidos, ganadores y campeones olímpicos. Los padres de los atletas prometedores que son pobres a menudo les ofrecen una casa la oficina de deportes local. Otros sólo quieren una buena educación para sus hijos.
Shichahai ha jugado un papel importante en la producción de los mejores atletas del país que van a ganar medallas de oro en los Juegos Olímpicos. Pero a pesar de su éxito, la escuela y el sistema que representa, ha sido acusado de empujar a sus pupilos a actividades muy difíciles, e incluso llegar abusar de ellos. En una visita a Shichahai en 2005, el británico cuatro veces campeon olímpico de remo Sir Matthew Pinsent dijo que vio a una niña de siete años de edad, llorando, mientras hacia una actividad y a otro chico con marcas en su espalda.
Con seis años de edad muchas veces sus rostros muestran la tensión, pero no emiten ni un solo sonido. A menudo, los entrenadores son muy estrictos y ni sonrien-. Algunos entrenadores son regularmente acusados de forzar demasiado a los estudiantes. En una oportunidad, el Liaoning Anshan Atletismo Escolar, se vio involucrado en el dopaje de algunos alumnos tan jóvenes como de 15 con eritropoyetina hormonas (EPO) y testosterona.
Wu Yigang, profesor de la Universidad de Shanghai, dijo al Washington Post, “Algunos deportes a menudo requieren seis horas de entrenamiento al día o más. Muchos atletas chinos han dedicado gran parte de su tiempo a esta formación”
Cuando estos niños abandonan las escuelas deportivas, ya que no pueden hacer nada porque no tienen las habilidades. Algunas comisiones deportivas locales a veces les proporcionan puestos de trabajo, pero al final, muchos se convierten en trabajadores de fábricas. Algunos atletas se les promete trabajo como policías cuando se jubilen, pero estas promesas se rompen a menudo.
China Daily Sports estima que el 80 por ciento de los atletas retirados de China sufren de problemas de salud y desempleo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este