Este templo fue construido en 1678 en un pequeño pueblo de Soja, en la Prefectura japonesa de Okayama, ahí tienen un pequeño altar llamado Karube Jinja. Solía tener un árbol de cerezo llorando llamado “Tarachine no Sakura” en su recinto.

Comenzó siendo un lugar para recibir las necesidades espirituales de la población local. Sin embargo, a partir de finales del siglo 17, los visitantes notaron que un Sauce Llorón vecino “lloraba” más de lo normal. Entonces se lo asoció rápidamente con el proceso de amamantar y las mujeres empezaron a acudir con el deseo de pedir más leche para darle el pecho a sus bebés.

La voz se corrió al punto que la visita se hizo una tradición y las japonesas comenzaron a organizar multitudinarias peregrinaciones
A pesar de que el sauce original se murió en los 40’s, hoy en día el lugar se mantiene como un altar al que turistas y locales asisten y dejan ofrendas y amuletos con formas de pechos de todos los tamaños, los cuales son exhibidos en las paredes del santuario.

Fuente

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este