Un borracho ve a un grupo de bautistas dentro de un río practicando el rito del Bautismo. Así que entra dando traspiés dentro del agua, se acerca al predicador y se queda a su lado.
Entonces el predicador se gira, ve al viejo borracho y le pregunta:
– Señor, ¿está usted preparado para encontrar a Jesús?
El borracho se da la vuelta y dice:
– Si, lo estoy.

El predicador entonces sumerge al tipo dentro del agua, lo vuelve a sacar y le pregunta:

– ¿Ha encontrado a Jesús?
– No, responde el borracho.
El predicador lo vuelve a sumergir un poco más de tiempo y cuando lo saca le pregunta:
– Y, ahora, hermano, ¿has encontrado a Jesús?.
– No, vuelve a responder el borracho.
Enfadado, el pastor lo agarra, le sumerge la cabeza dentro del agua durante casi medio minuto y le pregunta otra vez:
– ¡¡¡Por la gracia de Dios!!! ¿has encontrado a Jesús ya?
El viejo borracho se seca los ojos y le implora:
– ¿Está usted seguro que se cayó por aquí?
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este