Bruno Kammerl construyó este desquiciado tobogán de agua, en el cual ejecutó pruebas antes de lanzarse, pero de igual forma, está sumamente loco por haber intentado esta acrobacia.

Kammerl llamó a este tobogán el “Megawoosh” y según el mismo explica: “es el tobogán de agua más original del mundo, inventado por mí. Lo he pensado y diseñado yo mismo. Es mi sueño hecho realidad sobre una imponente montaña.”
Pueden ver el video a continuación:

Si desean conocer más del proyecto, pueden ingresar su página web: Megawoosh

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este