Leandro Erlich nos trae este sofá hecho de chocolate, el cual fue exhibido en una galería llamada “Déjenlos comer arte” (Let Them Eat Art), en donde se permitía justamente eso, comer las obras de arte.

La tela, los pliegues y los botones de este mueble, tenían un aspecto muy parecido al cuero. 
Pero al cortarlo se revelaba la gloriosa verdad: una torta esponjosa, con toques de crema, café y licores enterrados en el interior.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este