Los japoneses cuyos familiares fallecieron ya pueden enviar los cadáveres de sus seres queridos para pasar la noche en este hotel llamado Lastel hotel en Yokohama. Ya que como en Japón se tiene que esperar por un horno crematorio por lo menos 4 días, pueden preferir utilizar el Lastel hotel como un preparativo camino a la morgue en lugar de mantener los cadáveres en su casa.

Este macabro hotel japonés ofrece una habitación con ataúd de refrigeración por 157 dólares (12.000 yenes). Familiares y amigos pueden visitar y rendir homenaje al fallecido en cualquier momento.

Sin embargo, ingenuas parejas jóvenes todavía llaman a la puerta del hotel en la noche, buscando un lugar para quedarse. “Nosotros les decimos que sólo tenemos cuartos fríos,” dijo el dueño Hisayoshi Teramura.

Sr. Teramura está sacando provecho de la muerte que se ha convertido en un mercado en auge raro en el estancamiento de la economía de Japón.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este