Los automovilistas al cambiar los neumáticos de sus carros de sus coches por lo general los dejan arrojados en vertederos o en los talleres donde los cambian, el hecho es que cuando ya no tienen utilidad son vistos para muchos como basura.
Periódicamente, estos montones de neumáticos inútiles y abandonados por los automovilistas terminan siendo quemados lo que causa el envenenamiento del aire. Para resolver el problema de las llantas viejas en Vladivostok Artyom – Rusia hace dos años se creó una planta de reciclaje de neumáticos – donde las ruedas viejas e inútiles, llegan aquí para darles una nueva vida.

La planta recibe los neumáticos para reciclar por 3 rublos (casi 10 centavos de dólar) por 1 kilogramo. Aquí reciclan cualquier tamaño de neumático, ya sean los de pequeños autos de pasajeros hasta las enormes ruedas de un camión BelAZ.
Esta imagen es un pequeño deposito al frente de la planta.
Para ser recibidas las ruedas por esta planta de reciclaje son aceptadas con cualquier tipo de daños, bandas rotas o gastadas, o cualquier otro desperfecto. Las únicas condiciones que piden es que los neumáticos deben estar limpios y libres de aceite o pintura, además sin rastros de quemaduras.
Los neumáticos en la planta se procesan mecánicamente, y por lo tanto, procesarlos es inofensivo para el medio ambiente. Antes que el neumático se envíe a reciclaje, se debe eliminar el metal que tiene dentro.

Esa es una máquina especial para cortar el centro de la llanta.
Ese es el alambre de hierro que se elimina de la llanta.
El núcleo de la rueda, tiene un alambre que se debe procesar por separado.
A continuación, el neumático pasa a las manos de las máquinas más fuertes de la planta, que cortan la rueda en piezas de 10 kg, este proceso se hace con cizallas o tenazas hidráulicas.
Una vez que están picados los neumáticos, la maquina suelta las piezas a través de una cinta.
Otro neumático preparado para ser picado.

Después de pasar por las cizallas hidráulicas las piezas de neumático pasan por una trituradora, sacando “ceniza” de goma por dos mesas vibratorias.

Estas cenizas luego son divididas en dos depósitos diferentes uno para partes pequeñas y otras más grandes, luego de ellos salen las cenizas totalmente desintegradas en sacos de 25 kg.
28 maquinas para las diferentes etapas del proceso bajo la dirección de 10 artesanos y 3 toneladas de neumáticos. Esta es la forma en cómo se produce la materia prima para algunas pinturas líquidas y algunas piezas de goma.
Grandes empresas industriales y de transporte reciclan en esta fábrica anualmente hasta 2.000 toneladas de caucho. Para el próximo año tienen planteado subir su capacidad y poder procesar hasta 5.000 toneladas de caucho al año. Su directos general ha anunciado que la intención es procesar 10.000 toneladas al año con el fin de solventar la demanda.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este