No, tus ojos no te están engañando, las aguas están partidas por la mitad! Este increíble puente sumergido, ubicado en Holanda, les ofrece a los visitantes una forma única de acceder al Fuerte de Roovere, una hermosa fortaleza holandesa del siglo 17.

El Fuerte Roovere fue rodeado por un foso poco profundo, con el fin de proporcionar protección contra la invasión de Francia y España, este foso tiene un nivel de agua especial, es demasiado profundo para poder cruzarlo caminando, pero no tiene la profundidad suficiente para poderlo cruzar con un barco.
Este puente diseñado por los arquitectos RO & AD, literalmente divide las aguas que rodean el fuerte, permitiéndole a los visitantes atravesar el agua.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este