Juguetes antiguos increíblemente peligrosos

En estos días, un juguete tan inofensivo como un muñeco de peluche que tenga su ojo de plástico suelto, puede ser razón suficiente para obtener una demanda colectiva, sin embargo, si nos regresamos varios años atrás en el tiempo, habían juguetes mucho más complicados y que les pedían a los niños un correcto uso para que no saliesen lastimados, que al verlos hoy en día, eran sin dudas juguetes irresponsables y peligros, veamos a continuación algunos de ellos:

8.- Set de Vidrio Soplado Gilbert

El soplado de vidrio, es el arte de trabajar con vidrio fundido para hacer tus propios envases de vidrio… y por supuesto, se hace soplando una bola de vidrio fundido con la boca… Por extraño que parezca, el soplado del vidrio fue considerado una habilidad útil para un hombre joven hace medio siglo.

Tenga en cuenta que con el fin de ser capaz de cambiar la forma del vidrio, primero tiene que llegar a su punto de ablandamiento, que es en aproximadamente 500 grados centígrados. Este set de Vidrio Soplado, incentivaba a los niños intentar llevar a cabo una serie de experimentos tremendamente irresponsables, detallados en el manual:

Además de enseñarte que el vidrio caliente puede ser doblado fácilmente, también te enseña que si lo tocas con tus manos, puedes dejar pegada toda tu piel en el vidrio
7.- Set de fundición de plomo Gilbert

El set de fundición de plomo por Gilbert (sí, Gilbert, la misma gente que te trajo el equipo de soplado de vidrio) te permite crear tu propio ejército de pequeños soldados metálicos… que suena increíble hasta que te das cuenta de que se trataba de moldear el plomo derretido por ti mismo.

Poner lingotes de metal a fundir en un pequeño crisol, para recoger el metal fundido y verterlo en un molde, suena a una tarea riesgosa que debería ser remunerada y no al revés.
Estos juegos salieron a finales de 1920 y principios de 1930, pero estamos bastante seguros de que ya habían inventado el sentido común para entonces…

Incluían los suministros para hacer soldados, buques de guerra, aviones, cañones y caballos, entre otras cosas.

Los modelos posteriores incluían una máquina que hacia la colada, pero todavía tenía la parte superior abierta, lo cual no parecía una mejora de seguridad sustancial… a pesar de los anuncios publicitarios que trataban de convencernos de lo contrario:

 Absolutamente seguro?! no lo creo…

6.- Modelo de locomotora Dockyard, Stevens

En 1843 la compañía Stevens creó el modelo de locomotora Dockyard, uno de los primeros trenes que realmente se movían. Por supuesto, la razón principal por la cual los trenes de juguete no se movían, es que para ese momento la tecnología simplemente no existía. El modelo de locomotora Dockyard logró superar esa limitación al utilizar un motor verdadero de propulsión a vapor, que obligaba a los niños a verter queroseno o alcohol en el tren y luego encenderlo.

Incluso venía con una pequeña caldera para calentar el agua. Al parecer, los adultos del siglo 19 tenían mucha más fe en que sus niños no se quemarían con el fuego, que nosotros.

Pero esperen, esa no es la parte más peligrosa todavía. Las máquinas de vapor de juguete fueron apodadas “regateadores” porque tendían a dejar un flujo continuo de alcohol o agua cargada de kerosene a medida que rodaban por el suelo. Este grave riesgo de seguridad no impidió que el modelo de locomotora Dockyard se convirtiera en el juguete para niños más popular en Inglaterra para aquel entonces.
5.- Herramientas de Trabajo Eléctricas Powermite

Las herramientas de trabajo eléctricas Powermite permitían a los niños jugar con replicas de las mismas herramientas que papá utilizaba todo los días en su trabajo, incluida aquella que trágicamente le quitó un dedo de su mano… Sí, a diferencia de las herramientas de plásticos inofensivas que venden hoy en día, estas herramientas de trabajo de juguete estaban hechas de metal, sólo reconocible como un producto para niños debido a su pequeño tamaño.

Estas cuchillas de sierra pueden que no sean lo suficientemente afiladas como para perforar un cráneo humano, pero aún así, lucen sumamente peligrosas.

Otro producto ganador de Powermite fue la sierra de tabla operada por baterías, si mutilar a otras personas no es suficiente, un niño también podía “jugar” con un taladro, lijadora, etc.

Los juegos venían con instrucciones para construir pequeños proyectos en madera de balsa y espuma de poliestireno, como si eso fuera suficiente para distraer a los niños de que se dieran cuenta de que también podría causar estragos con estas cosas.
4.- Hornos, planchas y otros juguetes que realmente funcionaban

Sí, las marcas de quemaduras en el juguete más o menos lo dicen todo. Eso es una estufa eléctrica de juguete de la década de 1930 que en realidad calentaba al ser conectada, lo cual no sólo es peligroso, también es completamente inútil. ¿Qué se supone que la niña iba a cocinar allí, un canapé? Algunos manís?

Los juguetes eléctricos de cocina eran en realidad muy popular para aquel entonces, porque mientras usted estaba entrenando a su hija a ser ama de casa, también le estaba enseñando sobre los peligros inherentes que vienen con el trabajo, aparentemente no hacerlo era una irresponsabilidad. Las tiendas vendían planchas pequeñas, cafeteras, tostadoras de pan y así sucesivamente, sin embargo, incluso los que se jactaban de ser más seguro que la competencia fueron negligentes:

Nótese que el “doble aislamiento”, que supuestamente la protegía del calor y la electricidad sólo estaba disponible si usted estaba dispuesto a desembolsar 50 centavos extra para obtener la plancha más cara, además, sólo se calienta a 250 grados fahrenheit? es 40 grados más caliente que el agua hirviendo, pero bueno, los niños tienen aprender de alguna manera.
3.- Juego de química Gilbert

Aquí tenemos otra vez a la polémica empresa Gilbert, con un juego de ciencia que pareciera ser bastante seguro, pero entre los 56 productos químicos incluidos en el juego de química, de seguro había una materia potencialmente mortal, por ejemplo, el permanganato de potasio, que además de ser tóxicos, se conoce por generar incendios, o el nitrato de amonio, el mismo producto químico que los EE.UU. quiere regular ahora porque es utilizado en bombas de fabricación casera. Nunca ser un niño nerd había sido tan peligroso.

El propio manual enseñaba a los niños a crear explosiones con pólvora – en la primera página – y la única medida de seguridad consistía en una sola línea para advertirles no intentar el mismo experimento a gran escala… que sólo sirvió al propósito de informar a los niños que esta era una posibilidad.

Después de permanecer populares durante la primera mitad del siglo 20, los juegos de química Gilbert cayeron en desgracia en los años 60 y 70 (tras una serie de pleitos totalmente predecibles).
Pero resulta que para aquel entonces, los juegos de química no eran los únicos juguetes para niños rellenos con sustancias químicas peligrosas…
2.- Pistola mágica Austin

Realizado en la década de 1950, la pistola Magic Austin te permitía disparar bolas de plástico al cuerpo de tus amigos. Pero, como funcionaba? Las bolas eran disparadas mediante la mezcla de “cristales mágicos” con agua que se cargaba en la parte posterior de la pistola, y por supuesto, por cristales mágicos queremos decir peligrosos productos químicos.

El carburo de calcio se encuentra en cualquier listas de materiales peligrosos, porque cuando entra en contacto con agua, forma un gas inflamable, es decir, esto no fue un efecto secundario imprevisto por los creadores de este juguete, es exactamente como las pelotas eran disparadas. Había literalmente una explosión ocurriendo en la parte posterior de la pistola de juguete cada vez que los delicados dedos de tu niño apretaba el gatillo, ocasionando que la bola saliera disparada hasta 20 metros de distancia.

Apenas un poco de saliva era suficiente para provocar la reacción, como demostraron un par de sujetos en el siguiente video:
Y si se le acaba el polvo mágico, tal vez usted podría pedir prestado un poco de nitrato de amonio de su juego de química Gilbert para una reacción química aún más grande.
1.- Laboratorio de energía atómica

Cuando era niño, alguna vez se tragó, o al menos puso en su boca algún pedazo de un juguete suelto? Le creció un brazo extra debió a eso? ¿No? Entonces es probable que no tuviese el Laboratorio de Energía Atómica.

Como puede observar, había un enfoque totalmente diferente sobre la energía nuclear, en los años 50 y principios de los 60, la energía atómica era nuestro amigo y el camino hacia el futuro, y por supuesto, nunca haría nada para hacernos daño. Sin embargo, es todavía difícil de creer que alguien pudiese confiar a los niños material radiactivo (incluso en pequeñas dosis)

Sin embargo, el laboratorio de energía atómica, producida por el Club de Ciencias Básicas de América, venía con muestras reales de uranio (que es radiactivo) y radio (que es un millón de veces más radioactivo que el uranio). Dado que la mera presencia de material radiactivo en un producto para niños claramente no era lo suficientemente loco, algunos de los experimentos descritos en los manuales también requerían que los niños manipularan bloques de hielo seco. El hielo seco, por cierto, tiene una temperatura de menos 109,3 grados Fahrenheit y se recomienda que sólo sea manejado con guantes, los cuales obviamente no se incluyen.

Y nuestra empresa favorita, Gilbert, por supuesto no podía quedarse atrás y presentó su propio laboratorio de Energía Atómica, que también venia con muestras radioactivas e incluso un pequeño contador Geiger, para que los niños pudiesen medir la cantidad de radiación que quedó en sus cuerpos después de cada sesión de juego.

Que opinan de estos curiosos juguetes para niños? Cuál de estos juguetes hubiesen regalado a sus hijos?
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este

49 comentarios sobre “Juguetes antiguos increíblemente peligrosos”

    1. ohhh! sí, ¡una locura! ¡que malvados! no me jodas… pero es que ¿no sabéis que actualmente un 64% de la población infantil occidental sufre algún tipo de “enfermedad mental”??? que desde los años 90 se han multiplicado en un 800% el numero de “enfermedades mentales” en los niños?? HOLAAAAA?!?!?
      Mientras medicamos a nuestros niños porque son “demasiado nerviosos” o “demasiado curiosos” o quizá “algo introvertidos” las farmacéuticas se frotan las manos y se preguntan: ¿como podemos hacer que los padres mediquen más a sus hijos? ¿que nuevas técnicas se os ocurren?
      Claro, lo de que “el niño no atiende en clase porque sufre una terrible enfermedad mental” ya no da para más, así que vamos a inventar otros trastornos…
      Cada año se reúnen directivos y “grandes profesionales de la psicología” para decidir que nuevas enfermedades entran en su manual. Los directivos a los que me refiero son los de las grandes compañías farmacéuticas, que claro, tienen que estar allí… ¿por que? ¿y por qué no? con esas “nuevas enfermedades” ganaran billones, trillones de dólares, así que hay que cuidar bien a nuestros amigos doctores para que sigan exprimiendo la teta que alimenta a ambos.
      Sinceramente… ¿¿es que nos hemos vuelto locos??
      ¿es una locura que un niño aprenda con un juego de química, a establecer pautas, reconocer sustancias, crear reacciones químicas que le fascinen y le hagan interesarse así por algo mas que por el último gol de Messi? ¿es una locura que niños y niñas aprendan como son de dúctiles los materiales expuestos a calor y el peligro que conllevan ciertas temperaturas para un organismo como el nuestro? ¿cual es el peligro?
      El peligro amigos, es que no tenemos tiempo ni ganas de sentarnos con nuestros hijos y enseñarles cosas que ni siquiera nosotros sabemos, cosas que tendríamos que aprender para después enseñar, cosas que cansan nuestro cerebro y agotan nuestra paciencia, sí lo se… ellos tienen mucha energía. ¡Pues te jodes! Y te compras un coche mas barato y una casita mas pequeña, y dejas de comprarte zapatos de 200 euros… y pactáis que uno de los dos padres se quede en casa con los pequeños, y haces que una familia parezca una familia y no un puzzle roto, y si no quieres privarte porque simplemente quieres tus zapatos caros, tu cochazo y tu enorme casa, pues NO TENGAS HIJOS.
      No son un juguete, no van a arreglar la relación con vuestra pareja, ni van a ser el muñequito que lleva vestiditos y pololos a juego, ni van a traer ningún pan bajo el brazo, criar a un niño cuesta mucho, muchísimo, muchísimo más de lo que cualquiera se puede imaginar.

    2. Creo que el verdadero problema es que nos hemos olvidado de que el auténtico motivo por el que los niños juegan es para APRENDER, si señores APRENDER.
      Yo aun me estoy preguntando que leches aprende un niño pegado 6 horas a un televisor viendo una y otra vez capítulos de Bob esponja.
      ¿¿Sabéis que los compuestos plásticos que les dais a vuestros hijos para morder cuando les salen los dientes llevan más de 200 ingredientes potencialmente mortales?? Mis padres mordían un palo de regaliz, o palulú, que es astringente y ayudaba a que la saliva hiper-ácida que segregan nuestras glándulas en esos momentos para romper la carne de las encías, no nos hiciese tener una diarrea del copón; claro pero para la diarrea ya tenemos los medicamentos ¿no? un poco de protector de estomago y otro poco de jarabe, que ¿el niño se pone malito porque los medicamentos son potencialmente tóxicos para un cuerpo tan joven? ¡no pasa nada! tenemos antibióticos que van a ayudarle a superar este momento destruyendo toda su pequeña e incipiente flora bacteriana, y si… ¡dios no lo quiera! este niño se quedase sin defensas, le podemos dar actimel, o yogures probióticos, o ¡mejor aun! algún medicamento que restaure su sistema inmunológico… que buenos padres… sí, unos padres maravillosos porque tú jamás les dejarías jugar con esos juguetes horribles.
      ¡Menos mal que aún existen las poblaciones naturales porque con tanta mente plana nos extinguíamos en menos de 100 años!

  1. La verdad es que los juguetes que has mostrado me parecen hiperinteresantes, a la par que obviamente peligrosos. Pero la valoración de “menudos padres irresponsables los de aquella epoca” se repite cada 10 líneas, demuestrando que estamos en una “sociedad de padres sobreprotectores” que al parecer sólo quieren que sus hijos jueguen sin tener que preocuparse de que aprenden o que hacen.

    Del artículo se desprende que yo y mis padres eramos unos kamikazes, pues me hinche a jugar a los 10 años a los de cristal, químicas, mecánica y explosivos. Gracias a esos juguetes aprendí cientos de cosas que ninguno de mis compañeros de clase aprendieron. Mientras que mucha gente no tiene ni idea de que el permanganato de potasio es tóxico, que el nitrato puede arder “espontáneamente”, que un ácido siempre se vierte sobre el agua, que la electricidad, sin apenas importar el voltaje puede matarte (200-300 mA es suficiente para la fibrilación ventricular), como se manipulan y fabrican pequeños explosivos y las consecuencias de su mal uso, y un largo etcetera.

    Es cierto que muchos de esos juguetes son peligrosos, especialmente el de radioactividad, que no recomiendo a casi ningún adulto (ya que carecen tanto de disciplina como de ganas de aprender la física que hay detrás de la radioactividad). Pero con esto solo quiero decir que hay juguetes que exceden a muchos adultos, no sólo a niños, pero que también hay muchos de esos juguetes que pueden ser digeribles y útiles. Pero la realidad es que la gente se ha llenado a si misma la cabeza de tonterías: consideramos a los niños unos incapaces (y por ello crecerán como tales), y no les dejamos apenas que exploren. En lugar de dejar que los niños crezcan nos llevamos las manos a la cabeza y les alejamos cada vez más de muchos conocimientos basándonos en valoraciones extrañas del riesgo y las capacidades de los niños, acabando muchas veces en contradicciones como decir que el de fundir cristal es peligroso y luego le damos a un niño un chupinazo para tirarlo (…tengo un conocido sin dedos…).

    Nuestra percepción del riesgo está inflada por una incapacidad de valorar las capacidades de un niño, por nuestras costumbres y valores, acomodados más a lo que nos dicen que a nuestro propio sentido crítico y conocimiento real y para rematarlo todo por una necesidad estúpida que nos han inculcado de proteger a los demás de si mismos (y no sólo hacía los niños, sino que enseguida nos aseguramos de prohibir cosas o impulsar leyes que digan que es lo correcto y que es lo incorrecto con el único fin de que todo el mundo esté alineado a nuestros deseos y creencias, no al derecho).

    Yo tengo un hijo de 2 años, y no le dejaría jamás sólo con una botella de lejía. Pero está claro que no quiero que llegue a los 10 años sin saber que si mezclas lejía con amoníaco puede palmarla, y ni de broma espero que llegue a los 6 sin saber ***PORQUE*** no se puede beber (que no es lo mismo que “no se debe”). Evidentemente para ello no voy a darle de beber lejía, pero sí trabajaremos con otras cosas para que poco a poco establezca pautas de trabajo y disciplinas que le permitan hacer cosas cotidianas sin exponerse a riesgos innecesarios cuando sea mayor. Si creéis que exagero id en navidades a urgencias a ver cuanta gente llega con cortes profundos por cortar jamón: la mayor parte de ellos jamás han cogido un cuchillo más que para comer, y de golpe prueban con uno largo y ultrafilado.

    La única manera de enseñar, ya sea a niños o a adultos, es introducir poco a poco actividades prácticas en su educación, ya sean peligrosas o no. De lo contrario abocamos a un niño a que cuando tenga 15 años se convierta en un socorrista tóxico o en un habitual visitante de urgencias. Por eso me parece que tu artículo es alarmista y demasiado duro con cosas que podrían ser muy interesantes para enseñar, siempre y cuando el adulto esté con el niño.

    1. no puedo estar mas de acuerdo contigo, seran peligrosos los juguetes si, obvio, como todo, caminar paveando por la calle es tan o mas peligroso que esos juguetes, la sobre-proteccion esta haciendo que los cabros chicos sean pajeros, comodos y sin vida, mi hijo sabra lo que es sacarse la cresta, jugar con tierra y conocer la ciencia desde chico con cosas simples…

      saludos!!!

    2. hubiese dado lo que fuera en mi infancia por cualquiera de estos juguetes, hoy tienen a los ninos en una burbuja y los someten al retiro casi antisocial con juegos electronicos, ahora hasta la pintura de la cuna puede ser peligrosa, hello !!!! prefiero que mis hijos se quemen un dedo y no el cerebro…………

  2. La sobreprotección actual genera gente inútil que encima no se da cuenta de los peligros reales, mi madre tuvo de pequeña esas cocinitas que funcionaban de verdad y sin problemas. Si supieran mis pinitos con la química de pequeño lo fliparían, que diferencia hay ente crear combustible para un pequeño cohete espacial y una bomba incendiaria, pues que solía meterse en la cabeza de los niños responsabilidad. No como hoy en día.

  3. +1 a killabyte.

    El post debería titularse “los juguetes que siempre deseamos y nunca nos compraron” :-)

    El nitrato de amonio es tan peligroso como la sal común. Que sirva para hacer bombas caseras no quita que es una sal, y que se compra en sacos de 50kg, pues no es mas que FERTILIZANTE… Las plantas necesitan Nitrato, Potasio y Fosforo… El nitrato es la base de la agricultura moderna, es la base del crecimiento de la planta…

    Por lo visto si llenas una furgoneta con sacos de fertilizante para plantas (Nitrato de Amonio) mas gasolina y una bomba pequeña, tendrás una bomba como la de Unambomber, el que arraso con un edificio en Oklahoma…

    ¿Se imaginan que controlen los aviones porque sirven para estrellarse con rascacielos?

    Al final se reduce a no dejarnos volar con botellas de agua de mas de 10cl…

    ——————————

    El permanganto potasico tiene muchisimos usos en laboratorio de colegios, desde soluciones para medir el PH a ver su sorprendete capacidad para teñir un liquido… Y si se mezcla con legía genera una pasta que cuando se seca se vuelve un explosivo tan inestable, que la broma era esperar a que se posara una mosca y ver como estallaba…

    —————————————————-

    Pero bueno… que la selección de juegos me ha gustado mucho y llenado de envidia por esos niños y niñas.

    Uno inofensivo y que se ha prohibido por ser veneno, es el pajarito que bebía agua… http://ludoforum.com/el-pajaro-bebedor.html

  4. Está claro que el 1 ni con supervisión de adultos, pero los demás si. Yo tuve el quimicefa, está claro que no había productos letales pero seguro que si me los tomaba algún efecto negativo tendrían en mí. Nadie me vigilaba, nunca hice locuras ni me pasó nada. A lo sumo quemarme un poco algún dedo con el tubo de ensayo :) Estaba genial ese juego.
    Saludos.

  5. Pues yo me lo pase bomba con los juegos de quimica, naturalmente haciendo polvoras aunque el manual no lo explicara, fundi plomo, aprendi a trabajar con resinas epoxis, mezcle productos para combustible dedicado a motores de aeromodelismo alguno de los cuales era eter..y aqui estoy.
    Estamos en una sociedad hiperprotectora que hace que los padres estemos permanentemente prepocupados por el por si acaso y lo shijos no se atreven a tomar una decision por si mismos.

  6. hubiera querido tener esos juguetes de niño, si los vendieran actualmente se los compraria todos a mis hijos, eso si uso bajo supervision adulta ;)
    y estoy totalmente de acuerdo que la sobreproteccion solo genera inutiles…. claro que eso es lo que le conviene al sistema: tener personas cobardes que le tengan miedo a todo y no sean capaces de pensar por si mismas, asi no tendran valor para oponerse a las estupideces de los politicos y se dejaran llevar como borregos.

  7. No estoy de acuerdo, estos juguetes son hoy un verdadero disparate. Con una mentalidad adulta, algunos los podríamos manejar hoy día. Pero para mi hijo, y su hermano bebe, ni se me pasaría por la cabeza. Por esas fechas seguro que no había un registro de los accidentes que provocaban, que seguro fueron muchos.

  8. Excelente artículo!

    Si algo me quedó claro es que los de “Gilbert” eran unos loquillos. Dejando aparte nuestra visión objetiva de qué es peligroso, podemos encontrar que, en realidad, estos juguetes buscaban fomentar la idea de laboriosidad o trabajo en los pequeños,pues recordemos que por aquellas épocas los tópicos a los que aluden dichos juguetes eran de suma relevancia.

    En lo personal, comulgando con comentarios de otros usuarios, me hubiera encantado el equipo de química de Gilbert o algún otro artilugio. Jaja de hecho, tu articulo (que me pareció fascinante y hilarante) me ha motivado a buscar estos juguetes con la probabilidad de adquirirlos como colección.

  9. Efectivamente hemos vuelto inútiles a nuestros hijos … estos juegos eliminando el 1 y la pistola eran bastante didácticos si se les da a los niños CON SUPERVISION …. obvio si te interesa enseñarles y no que no te molesten …. a mi por ejemplo no mw dejaban tocar ningún aparato electrico o electrónico … en cambio yo a mi hijo lo dejo tocar todos los aparatos …. resultado mi hijo a los cinco sabe prender la tele, el dvd, poner su propia pelicula, maneja el ipad, iphone y cualquier celular con android y un largo etc .. yo a esa edad no sabia ni prender la radio …

  10. A mi me regalaron un juego de quimica viejo de esta empresa gilbert y literalmente hice saltar mi cuarto por los aires … en fin eso me sirvio para tener mucho mas cuidado ya que fue por un pequeño descuido que casi paso al otro barrio… aparte de eso seguí jugando con este mismo pero ya mas al aire libre en el patio de la casa y de día ya que el accidente ocurrio fue por la noche y casi mato a mas de uno de un infarto.

  11. una sola palabra describe esos juguetes “HERMOSOS” simplemente interezantes y entretenidos (descartemos el laboratorio atomico y el manejo de plomo por obvias razones… ) creo que la mayoría de ellos con una buena supervisor son unos juguetes realmente buenos

  12. no entiendo por qué dicen que “qué buenos juguetes” están interesantes pero no me parecen aptos para niños, me imagino que para aquel entonces había muchos accidentes, lean bien la información, cada juguete es peligroso y exageran mucho diciendo que ahora a los niños los sobre protegen y los hacen inútiles porque ya no hay estos juguetes… debemos de hablar de equilibrio, no sobre proteger pero tampoco darles juguetes peligrosos.. además estos juguetes eran un “estereotipo” de lo que según “tenían que hacer los niños de grande y lo que tenían que hacer las niñas de grande” , cosa que ya va cambiando en la mente de las personas

  13. Creo que para dar este tipo de juguetes a un niño es necesario un buen criterio de los padres, si el niño destaca y tiene un buen coeficiente por propia naturaleza el niño va a leer y hacer buen uso del juguete, pero si se lo das a un niño que no muestra interes en aprender, seguro que va a mezclar productos sin averiguar que son o para que sirven ocasionando desgracias, es indispensable la presencia de un adulto responsable, hoy en dia se deja a los niños el acceso al internet sin control donde miran y aprenden cosas que no deben o se ponen en contacto con extraños, eso es irresponsabilidad y sucede aqui y ahora.

    De aqui a 50 años nos citaran como padres irresponsables o ineptos por no controlar estas situaciones y habran quienes digan a mi me gustaria tener acceso a internet o youtube para aprender a escribir porque dicen que el gobierno lo prohibio debido a que el estudio converte a las personas en criticos y ellos quieren borregos jugando play station y no personas con pensamiento critico.

  14. todos lo que dicen que geniales juguetes no se pregunta por los sacaron del mercado lógico seguro las compañías tuvieron varias demandas y con el juego de química aun siguen sacado varias empresas juegos de química lógico sin sustancias toxica o como posibles bombas caseras ademas si son algo peligrosas la de fundidora plomo y la mini cierra un medio descuido y a dios dedo gordo aun que parce fascinantes la mayoría de ellos pero vamos los que leemos aquí y discutimos somo adultos y los que dicen que estamos criando a los niños como ineptos y aislados mi pregunta es acaso son ustedes quienes los dejan están en la compu con iphone y una tablet todo el santo dia para que no los molesten acaso se toman su tiempo para jugar con ellos legos o a la pelota con ellos

    22 de noviembre de 2013 13:05

  15. ohhh! sí, ¡una locura! ¡que malvados! no me jodas… pero es que ¿no sabéis que actualmente un 64% de la población infantil occidental sufre algún tipo de “enfermedad mental”??? que desde los años 90 se han multiplicado en un 800% el numero de “enfermedades mentales” en los niños?? HOLAAAAA?!?!?
    Mientras medicamos a nuestros niños porque son “demasiado nerviosos” o “demasiado curiosos” o quizá “algo introvertidos” las farmacéuticas se frotan las manos y se preguntan: ¿como podemos hacer que los padres mediquen más a sus hijos? ¿que nuevas técnicas se os ocurren?
    Claro, lo de que “el niño no atiende en clase porque sufre una terrible enfermedad mental” ya no da para más, así que vamos a inventar otros trastornos…
    Cada año se reúnen directivos y “grandes profesionales de la psicología” para decidir que nuevas enfermedades entran en su manual. Los directivos a los que me refiero son los de las grandes compañías farmacéuticas, que claro, tienen que estar allí… ¿por que? ¿y por qué no? con esas “nuevas enfermedades” ganaran billones, trillones de dólares, así que hay que cuidar bien a nuestros amigos doctores para que sigan exprimiendo la teta que alimenta a ambos.
    Sinceramente… ¿¿es que nos hemos vuelto locos??
    ¿es una locura que un niño aprenda con un juego de química, a establecer pautas, reconocer sustancias, crear reacciones químicas que le fascinen y le hagan interesarse así por algo mas que por el último gol de Messi? ¿es una locura que niños y niñas aprendan como son de dúctiles los materiales expuestos a calor y el peligro que conllevan ciertas temperaturas para un organismo como el nuestro? ¿cual es el peligro?
    El peligro amigos, es que no tenemos tiempo ni ganas de sentarnos con nuestros hijos y enseñarles cosas que ni siquiera nosotros sabemos, cosas que tendríamos que aprender para después enseñar, cosas que cansan nuestro cerebro y agotan nuestra paciencia, sí lo se… ellos tienen mucha energía. ¡Pues te jodes! Y te compras un coche mas barato y una casita mas pequeña, y dejas de comprarte zapatos de 200 euros… y pactáis que uno de los dos padres se quede en casa con los pequeños, y haces que una familia parezca una familia y no un puzzle roto, y si no quieres privarte porque simplemente quieres tus zapatos caros, tu cochazo y tu enorme casa, pues NO TENGAS HIJOS.
    No son un juguete, no van a arreglar la relación con vuestra pareja, ni van a ser el muñequito que lleva vestiditos y pololos a juego, ni van a traer ningún pan bajo el brazo, criar a un niño cuesta mucho, muchísimo, muchísimo más de lo que cualquiera se puede imaginar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *