Fueron ocho semanas de intenso trabajo para finalizar la nueva escultura de la ciudad de Duisburg, Alemania. Se trata del “Crouching Tiger and Turtle” (El Tigre y la Tortuga) que fácilmente podría ser descrito como la montaña rusa sin vagón, es decir, la montaña rusa en la que se debe caminar!

El Tigre y la Tortuga, Montaña Mágica (para darle su nombre completo) es obra de los escultores Ulrich Genth y Heike Mutter, la cual alienta a los visitantes a seguir los giros y las vueltas de la montaña rusa, además de disfrutar del paisaje circundante, desde una perspectiva completamente distinta a la normal.

La gigantesca escultura, situada en el Heinrich-Hildebrand, está construida con acero y zinc, estableciendo un vínculo entre la escultura y el parque, ya que allí se producía zinc antes de que se convirtiera en un espacio de recreación, adicionalmente la ciudad de Duisburg es también el hogar de Krupp Mannesmann, una importante empresa de fabricación de aceros, que le da otra conexión local a la enorme pieza de arte.

Sin embargo, ¿por qué el nombre?, de acuerdo con uno de los escultores, Heike Mutter, la montaña rusa representa la aceleración y la alta velocidad de un tigre, pero el turista debe investigarla a paso de tortuga.

Desde lejos pareciera que la escultura está acondicionada para los peatones puedan recorrerla en su totalidad, sin embargo, no se puede caminar sobre los loops. Las regulaciones de salud y seguridad pueden decepcionar a algunas personas, pero ya podemos imaginarnos la tentación y el reto que debe representar la escultura a las personas más atléticas de la ciudad.

Tuvo un costo de 1,7 millones de Euros (aproximadamente 2,3 millones de Dólares), es decir, una escultura nada económica, sin embargo, ofrece una gran cantidad de diversión a la población, además de enriquecer el paisaje, por lo que parece que valió la pena su construcción.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este