En la República de Uzbekistán que es un país situado en Asia Central, están en medio de la cosecha de algodón. Recorriendo cualquier ciudad en carro unos pocos kilómetros se verán campos de arbustos secos, cubiertos con algodón y ahora se encuentran en el proceso de limpieza.

Un dato de cultura general para los que como yo nunca han visto un cultivo de algodón. El cultivo del algodón en los campos son pequeños arbustos con una altura alrededor de nuestra cintura.
Al verlos da la impresión de ser pedazos de lana entre ramas.
Al finalizar la cosecha de los campos se corta el suministro de agua. Por lo tanto, se seca el algodón.
Esta flor de algodón ya está abierta y lista para recoger, pero originalmente era verde y estaba completamente cerrada.
Aproximadamente a 10 kilómetros de la ciudad de Tashkent se encuentra este campo de algodón grueso, donde trabaja un montón de gente.

En muchos de estos campos de algodón, los estudiantes de los pueblos aproximadamente 2 semanas del año dejan de ir a la escuela para trabajar en estos campos. Esto es ilegal y un gran problema ya que los defensores de los derechos humanos, utilizan esto como una oportunidad para acusar a Uzbekistán de que utilizan el trabajo infantil, estos niños muchas veces necesitan este tipo de trabajos y consiguen  tener muy buenas experiencias de estas oportunidades.

El tamaño del campo es de 2,5 hectáreas. Los que limpian el algodón, son aproximadamente unas 30 personas – de las cuales tres son hombres, 8 son niños y el resto son mujeres.

Las mujeres usan bufandas para tapar su cara. En primer lugar, para protegerse contra el sol, y en segundo lugar para respirar menos polvo de la tierra seca.
Algodón cosechado apilado en un nudo que está atado a su cinturón.
Se llena hasta que está lo suficientemente completo como para sentirse incómoda.
Esta mujer recogió el día anterior, 118 libras de algodón. Por cada kilogramo recolectado se les paga 130 som (la moneda de curso legal en Uzbekistán). Al final del día esta mujer gana unos 15 mil, alrededor de $6 en su curso actual.
Para despojar un arbusto de su algodón se debe trabajar con guantes ya que tiene muchas hojas y cápsulas secas espinosas.
En este campo se puede llegar a recolectar 120 toneladas de algodón. Hasta ahora sólo se recogieron 20.

Como ya he dicho, los niños ayudan a sus padres y no se ven torturados y oprimidos.
Madre e hija.

Con la hija y el hijo.

Pesado.
Los resultados se registran en un cuaderno.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este