El material viscoelástico nace en la NASA en los años 60 como solución a la gran presión que sentían los astronautas en el espacio al enfrentarse con la gravedad en unos asientos rígidos que provocaban fuertes dolores de espalda y lesiones, pero no fue sino hasta principios de los años 90 que se empezó a comercializar en el sector del descanso.
El viscoelástico está compuesto por poliuretano de alto rendimiento y densidad variable, es un material atérmico, es decir, no genera ni frío ni calor, también posee una serie de características que permiten que los colchones viscoelásticos se puedan adaptar a la forma de nuestro cuerpo, de manera perfecta.

Otra característica del colchón viscoelástico es que reduce la presión sobre la zona del cuerpo que está en contacto con él. Es sorprendente que al tumbarse sobre un colchón de este tipo, muchas personas señalan que tienen la sensación de estar “flotando”.
Aunque en la mayor parte de los colchones se recomienda usarlos por las dos caras, lo cierto es que en el caso del colchón viscoelástico se recomienda usar sólo una cara, para poder aprovecharnos de todos los beneficios de este tipo de colchones.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este