Es difícil creer que un hombre puede cambiar el destino de todo un pueblo. Huang Yung-fu, un veterano de guerra de 86 años de edad, ha hecho precisamente eso.

Huang vive en una aldea en un rincón de la ciudad taiwanesa de Taichung, una comunidad que se creó para los soldados nacionalistas en la década de 1940 y 50. Con los años, el lugar fue cambiando lentamente, actualmente sufren de problemas urbanos como el abandono, deterioro y viviendas abandonadas. Sin embargo, nada de esto es visible si pasamos hoy por este pueblito, gracias a la transformación hecha con las coloridas pinturas de Huang. Las calles y las paredes de casi todos los edificios en el pueblo están cubiertas con pinturas de Huang, donde dibujo plantas, animales, personalidades de la televisión, aves y búfalos. Teniendo en cuenta que él comenzó a pintar hace sólo dos años, su trabajo es bastante grande. Los colores brillantes y trazos simples usados por Huang hacen que su obra sea muy atractiva.
Nacido en Hong Kong, Huang es un hombre muy saludable para su edad. No bebe alcohol y no fuma. Comenzó a pintar para matar el tiempo, pero ahora se ha convertido en una pasión para él. Un artista autodidacta, se inició en la pintura por sí mismo, pero pronto fue descubierto por los estudiantes de una universidad cercana que tomaron fotografías de su trabajo y la difundieron. Las imágenes pronto se volvieron virales, haciendo que el pequeño asentamiento sea una atracción turística importante en Taiwan. Rainbow Village aparece ser ahora uno de los lugares de visita obligada en la ciudad de Taichung.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este