La vida del genio detrás de Apple, Steve Jobs, estuvo sin duda llena de giros y vueltas interesantes. Una de las batallas menos conocidas de Jobs fue la lucha por la Mansión Jackling, una casa que polarizó a la ciudad de Woodside, California y se convirtió en uno de los lugares abandonados más interesantes de la zona.

Una casa histórica

La Casa Jackling fue construida en 1925 como residencia para el barón de la minería del cobre Daniel Jackling Cowan y su familia. El arquitecto californiano George Washington Smith diseñó y construyó la impresionante mansión de 1.580 metros cuadrados en la popular (para la zona y el tiempo) colonia típica española.

El papel de Steve Jobs

Steve Jobs compró la impresionante propiedad en 1984 y vivió allí durante casi una década. Luego la casa fue alquilada durante algún tiempo hasta el año 2000, momento en que Jobs detuvo su mantenimiento y la construcción comenzó a caer en el abandono. La que una vez fue una magnifica mansión comenzó a derrumbarse y, finalmente, se convirtió en una de las mansiones abandonadas más opulentas de Estados Unidos.

Jobs no tenía intención de abandonar el lugar por completo, tenía un plan para demoler la mansión Jackling original y construir una casa familiar más modesta en su lugar. En 2004 recibió el permiso de Woodside para seguir adelante con su plan… pero los otros residentes de la ciudad tuvieron una idea distinta.

La defensa del Patrimonio

Un grupo de ciudadanos conservadores llamados “defender nuestro patrimonio” se formó rápidamente para bloquear la demolición del edificio. Presentaron demandas contra la ciudad de Woodside y en contra de Steve Jobs personalmente, indicando que ambas partes habían fracasado en reconocer el valor histórico de la casa y que estarían haciéndole un mal a la ciudad al derribarla.

La batalla legal que siguió fue épica. Desde el 2004 hasta el 2011, Jobs y su abogado volvían a la corte una y otra vez, para obtener los permisos necesarios para la demolición. Las dos partes lucharon aparentemente sin fin, con los conservadores insistiendo que el hogar era una pieza importante de la historia y Steve Jobs insistiendo en que se necesitaría más dinero para salvar la mansión de lo que costaría sólo derribarla y construir un nuevo hogar.

El fin de la batalla

Sea cual sea el lado de este argumento que tenga más sentido para usted, la realidad es que Jobs finalmente ganó la lucha. Se le concedieron los permisos necesarios para demoler la Casa Jackling en 2011 y la casa fue derribada tan sólo unos meses antes de su muerte.

Afortunadamente para aquellos de nosotros que amamos explorar las profundidades de los lugares abandonados, el fotógrafo Jonathan Haeber fue capaz de captar estas fotos increíbles antes de que el edificio se fuera para siempre.

Haeber llegó a la mansión en algún momento del 2007 para encontrar la puerta abierta de la propiedad. Se aventuró en su interior para tomar algunas de las últimas imágenes de esta impresionante y majestuosa casa.

A pesar de que la pintura se estaba pelando, el yeso desmoronándose y la naturaleza habían comenzado a recuperar la edificación, no era difícil ver el pasado esplendoroso del lugar.

En un sentido muy real, el abandono sufrido por esta hermosa mansión sólo sirvió para aumentar y destacar sus mejores características, una pieza realmente elegante de la arquitectura.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este